Tag Archive: Grafeno


Electrónica molecular

La electrónica molecular, a veces llamada moletrónica, es la rama de la ciencia que estudia el uso de moléculas orgánicas en la electrónica.

Los primeros trabajos acerca de la transferencia de cargas eléctricas entre moléculas fueron realizados por Robert Mulliken y Albert Szent-Gyorgi en 1940. Sin embargo, el primer dispositivo moletrónico no fue desarrollado hasta 1974, año en el que se construye un biestable de melanina. En 1988 fue descrita una molécula capaz de actuar como un transistor de efecto campo.

Los recientes avances en nanotecnología y el descubrimiento de polímeros conductores y semiconductores, merecedor del premio Nobel de Química del año 2000, han permitido avances espectaculares en la materia. Dispositivos como los diodos orgánicos emisores de luz (OLED por sus siglas en inglés), transistores orgánicos de efecto campo (OFET por sus siglas en inglés) o paneles solares orgánicos son ya conocidos en la industria.

Las principales ventajas de la electrónica molecular frente a la electrónica tradicional basada en materiales inorgánicos como el silicio son facilidad de fabricación, maleabilidad, bajo coste y mayor escala de integración.

Gran parte de nuestra actividad cotidiana implica la utilización de dispositivos que funcionan gracias a componentes electrónicos. Estos componentes se han perfeccionado durante las últimas cuatro décadas utilizando básicamente materiales semiconductores inorgánicos, entre los cuales el silicio es el protagonista indiscutible. Sin embargo, la tecnología del silicio tiene sus limitaciones y, desde principios de los años noventa, se está dedicando un gran esfuerzo científico al desarrollo de una nueva electrónica basada en la utilización de materiales moleculares electroactivos. Estos materiales son de naturaleza orgánica, incluyendo desde moléculas de pequeño tamaño (10 átomos) hasta polímeros (macromoléculas), y son capaces de responder a estímulos eléctricos y luminosos de forma similar a los conductores y semiconductores inorgánicos.

Sin lugar a dudas, el acontecimiento que más ha contribuido al desarrollo de los materiales moleculares electroactivos fue el descubrimiento de los polímeros conductores (plásticos que conducen la electricidad), merecedor del premio Nobel de Química del año 2000. Siempre nos han enseñado, y nuestra experiencia cotidiana así lo confirma, que los plásticos, a diferencia de los metales, no conducen la corriente eléctrica. De hecho, los plásticos se utilizan para aislar los hilos de cobre en el cableado eléctrico. Esta perspectiva ha cambiado en los últimos años con el descubrimiento de que ciertos plásticos (polímeros conjugados con alternancia de simples y dobles enlaces carbonocarbono, Nos encontramos, por tanto, ante nuevos materiales que nos ofrecen las propiedades eléctricas y ópticas de los metales y semiconductores, junto con las atractivas propiedades mecánicas, las ventajas de procesado y el bajo coste económico de los polímeros. A estas ventajas hay que añadir el gran potencial de la síntesis química para modificar las propiedades del material mediante cambios en la estructura química de los sistemas componentes.

Los materiales moleculares electroactivos están siendo desarrollados industrialmente para su utilización en aplicaciones tan diversas como baterías orgánicas, músculos artificiales, pantallas de teléfonos móviles, células solares, narices electrónicas, etc …

https://ociointeligente.wordpress.com/2011/11/17/el-futuro-sustituto-del-silicio-grafeno-o-molibdenita/
 
https://ociointeligente.wordpress.com/2011/11/03/grafeno-el-material-del-futuro/

Advertisements

El futuro sustituto del silicio: ¿Grafeno o Molibdenita?

La molibdenita es un mineral del grupo II (sulfuros), según la clasificación de Strunz; es un disulfuro de molibdeno (MoS2). Es de apariencia y de tacto similar al grafito; y también posee propiedades lubricantes que son consecuencia de su estructura de capas. La estructura atómica consiste en láminas de átomos de molibdeno contenidos entre láminas de átomos de azufre. Las uniones Mo-S son fuertes, pero la interacción entre átomos de azufre entre las capas superiores e inferiores de un conjunto de tres láminas es débil, lo que produce un efecto de fácil deslizamiento a la vez que planos de exfoliación.

La molibdenita se produce en depósitos minerales hidrotermales de alta temperatura. Entre los minerales asociados a ella se encuentran la pirita, la calcopirita, el cuarzo, la anhidrita, la fluorita y la scheelita. Entre los depósitos más importantes se cuentan los depósitos de pórfidos de molibdeno diseminados en Questa, Nuevo México, EE.UU., y en las minas Henderson y Climax en Colorado, EE.UU.. La molibdenita también puede presentarse junto a depósitos de pórfido de cobre como ocurre en Arizona y Utah en EE.UU., y en México.

El descubrimiento realizado en el laboratorio suizo del École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) podría desarrollar un papel fundamental en el segmento de la electrónica, ya que facilitaría la fabricación de transistores que son más pequeños y más eficientes energéticamente.

La investigación llevada a cabo en el Laboratorio de Electrónica y Structuras a Nanoescala (LANES) ha revelado que la molibdenita (MoS2), es un semiconductor muy eficiente. Además, el mineral, que es muy abundante en la naturaleza, se usa a menudo como un elemento integrante de las aleaciones de acero o como aditivo en lubricantes, pero aún no se había estudiado su aplicación al mundo de la electrónica.

Según Andra Kis, uno de profesores del EPFL encargados del estudio, la molibdenita “es un material de dos dimensiones, muy delgado y fácil de usar en nanotecnología. Tiene potencial real en la fabricación de transitores muy pequeños, en la de LEDs y en células solares“.

El Grafeno viene siendo la estrella de los nuevos materiales, con sus increíbles capacidades de conducción eléctrica y térmica que permitirían fabricar computadoras mucho más rápidas y eficientes. Sin embargo, la Molibdenita (MoS2), es un material que puede encontrarse facilmente en la naturaleza y presenta características que lo hacen mucho mejor que el Grafeno para fabricar transistores. La Molibdenita se conoce desde hace muchísimo tiempo, pero recién ahora se empezó a evaluar su potencial como material para aplicaciones electrónicas.

Año tras año, los fabricantes de chips, como Intel, AMD, ATI, NVIDIA, QUACOMM y muchos más, reducen sus tamaños de fabricación. Es usual escuchar que tal o cual línea de procesadores están fabricados con un “proceso de 45 nm” o, los más nuevos, en 22 nanómetros. ¿Qué significa esto? Los transistores que componen los chips se graban mediante técnicas litográficas sobre la superficie del buffer de Silicio, esto les permite hacer transistores muy pequeños, cuyo tamaño es del orden de varias decenas de nanómetros. Cada reducción en el tamaño de los transistores implica muchísima investigación y desarrollo por parte de las empresas, y cuánto más reducen el tamaño, más díficil es hacer el siguiente salto. Actualmente estamos experimentando el salto de 45 a 22 nanómetros, pero el próximo va a llevar varios años y muchos dólares involucrados. Aquí es dónde los nuevos nanomateriales salen a jugar un papel fundamental.

Aplicaciones de los nanomateriales

Desde su descubrimiento en 2004, hasta el premio Nobel que ganaron sus “padres” en 2010, el Grafeno se venía perfilando como el sucesor del Silicio a la hora de fabricar componentes electrónicos. Sin embargo, su uso presenta ciertas complicaciones. Si bien es un material superconductor a temperatura ambiente y tiene una geometría laminar de tan sólo un átomo de espesor (razón por la cual prácticamente no genera pérdidas de energía al hacerle pasar una corriente eléctrica), no dispone de una característica fundamental, el band-gap. El Band-gap (o Banda Prohibida) es el pilar de la electrónica, de ella depende el funcionamiento de diodos y transistores. El band-gap permite que un material se comporte como conductor o como aislante, sirviendo como llaves on-off.

Molibdenita, la nueva estrella de Silicon Valley

La Molibdenita es un mineral muy abundante en la naturaleza, de estructura laminar, compuesta por una capa de átomos de Molibdeno, entre dos capas de átomos de Azufre. Esta configuración tipo sandwich le confiere propiedades especiales. Actualmente, es ampliamente utilizada como aditivo EP (Extrema Presión) para lubricantes, pero también tendría aplicaciones dentro de la rama electrónica.

La presencia de capas alternadas de Azufre y Molibdeno generan en el material una banda prohibida de 1,8 eV que sirve como control del flujo de electrones. Con este material podrían construirse procesadores mucho más pequeños y que consuman unas 100.000 veces menos energía que uno de Silicio en estado de reposo.

Y aquí no se terminan sus beneficios, la Molibdenita, además de ser abundante en la naturaleza, es muy fácil de separarse en capas, mediante un proceso de exfoliación. La atracción entre capas de Azufre es muy baja, con lo que el material se puede hacer deslizar para ir obteniendo sandwiches de capas Azufre – Molibdeno – Azufre.

La Molibdenita podrá usarse junto al Grafeno para producir procesadores muchísimo más potentes y con menor consumo de energía, así como también, celdas fotoeléctricas más eficientes y en aplicaciones optoeléctricas que requieran de materiales semi-conductores transparentes.

Fuente: http://www.webayunate.com/molibdenita-el-material-que-le-hace-pelea-al-grafeno/

Grafeno, el material del futuro

El grafeno es un miembro de una familia más amplia de estructuras en las que los átomos de carbono se unen en láminas planas, formando un panal de abejas hexagonal (con un átomo en cada vértice). Situados muchos panales uno sobre otro, se tiene grafito. Si se enrolla una porción de una de esas láminas en forma de esfera, como un balón de futbol, se producen fullerenos, unas moléculas de tan gran interés que a sus descubridores se les concedió el Nobel de Química del año 1996, tal como comentamos oportunamente en este periódico (véase http://servicios.laverdad.es/cienciaysalud/6_3_35.html). Si el panal se enrolla formando un cilindro se tiene un nanotubo de carbono. Y, un grafeno sería un único de esos panales extendido, una estructura casi plana, bidimensional, ya que su espesor es el de sólo un átomo.

Fue en el año 2004 cuando el grupo de Manchester y otro ruso, el del Dr. Kostya Novoselov, del Instituto para la Tecnología de la Microelectrónica en Chernogolovka, Rusia, publicaron en la revista Science los primeros hallazgos sobre este material. En el año 2005, junto con otros investigadores holandeses e, independientemente, Philip Kim y sus colaboradores de Columbia University, exploraron algunas de las propiedades electrónicas del grafeno y lo más actual es un artículo, enviado a publicar a la revista Physical Review Letters, así como una excelente y recentísima revisión en la revista Nature Material, sobre la consecución práctica de fabricación de las membranas de grafeno de un átomo de espesor, con aplicaciones prácticas muy diversas.

El grafeno conduce la electricidad mejor que muchos materiales metálicos, porque los electrones pueden viajar en línea recta entre los átomos sin dispersarse. Esto podría significar que unos componentes electrónicos basados en este material serían más eficientes y consumirían menos electricidad. Un hipotético chip confeccionado con este tipo de transistores sería más rápido y permitiría crear computadoras más veloces.

El primer transistor de grafeno fue presentado en 2004, pero no funcionaba muy bien al tener pérdidas de corriente y no poder pasar a un estado bajo convenientemente. Esto se debía precisamente a que los electrones se movían demasiado bien entre los átomos.

El transistor monoatómico estaba confeccionado enteramente en una lámina de grafeno. Los elementos centrales son puntos cuánticos que permiten a los electrones fluir de uno a uno. Los puntos cuánticos están conectados a una región más ancha que funciona como la barrera de los transistores de efecto túnel. Foto: University of Manchester.

A lo largo de los años, los transistores de silicio han ido reduciendo su tamaño hasta los 45 nanómetros (nm), tecnología de fabricación en la que se basa actualmente Intel y AMD, ésta última para los chipsets gráficos. Esto ha permitido que la Ley de Moore se haya cumplido hasta el momento y que, cada 2 años, el número de transistores en un circuito integrado se haya podido duplicar. De hecho, si se consulta el roadmap de Intel, ya existen previsiones para los 32 nanómetros a corto plazo, e incluso para los 10 nanómetros. Sin embargo, la utilización de transistores de silicio tiene el límite máximo en esta cantidad, 10 (nm), tamaño a partir del cual el material deja de comportarse de forma estable.

Los nuevos transistores de grafeno trabajarán a temperatura ambiente, condición imprescindible para poder formar parte de los dispositivos electrónicos modernos. Ahora es necesario descubrir un método práctico de fabricación, antes de que el desarrollo pueda utilizarse para aplicaciones comerciales. Ahora bien, la tecnología podrá aplicarse a transistores ultra rápidos, dispositivos micromecánicos y sensores de tamaño microscópico. Actualmente el proceso de fabricación de transistores incluye cierto elemento de suerte, lo que provoca que la mitad de los intentos realizados terminen en procesos defectuosos. No obstante, Novoselov destaca que pronto serán capaces de descubrir una metodología mucho más eficaz. Según lo indicado, parece que los chipsets fabricados a partir de grafeno será de vital importancia durante los próximos años para la industria tecnológica.

PROPIEDADES

Para el profesor Eaves, experto en semiconductores de la Universidad de Nottingham el del grafeno es el más excitante descubrimiento llevado a cabo en la última década en la física del estado sólido. Y para el Dr Novoselov, colaborador del Dr. Geim, lo más importante es que las consecuencias no se limitarán a la aparición de unos pocos materiales, sino a un nuevo conjunto de miles de ellos diferentes, con amplias gamas de aplicaciones particulares. De hecho, hace cuatro años se realizaron un par de tesis doctorales sobre el grafeno. Actualmente, varios centenares están en marcha. ¿Cuáles son sus sugerentes propiedades? Bastantes. He aquí algunas:

Los electrones interaccionan con el panal del grafeno y se pueden mover por las celdas hexagonales, a una velocidad solo cuatrocientas veces inferior a la velocidad de la luz, muy superior usual de los electrones en un conductor ordinario, lo que es suficiente para que exhiban comportamientos relativistas. Además, los electrones mantienen esta velocidad incluso a muy bajas temperaturas comportándose como si no tuviesen masa en reposo. Por ello, para poder estudiar la física de estos electrones es necesario utilizar la ecuación de Dirac para fermiones sin masa.

El paso de los electrones (electricidad) por el grafeno origina un efecto Hall cuántico que es imprescindible para su comportamiento como semiconductor. Pero mientras que otros semiconductores sólo presentan este efecto a temperaturas muy bajas, el grafeno lo mantiene bien incluso a temperatura ambiente, lo que le convierte en un excelente semiconductor y su conductividad eléctrica no decae por debajo de un valor mínimo, incluso cuando no hay electrones libres en el grafeno. Este resultado es completamente contraintuitivo pues en cualquier otro material la conductividad eléctrica desaparece cuando no hay cargas.

El grafeno, actuando como semiconductor estable y bidimensional permite que los electrones se muevan libremente por el camino que más convenga, no ceñidos a un camino recto como en los transistores convencionales basados en las capacidades semiconductoras del silicio, que es empleado para crear pequeñísimos tubos por donde fluye la corriente eléctrica. Además, al contrario que en otros sistemas bidimensionales que tengan pequeñas impurezas, en el grafeno los electrones no se pueden quedar aislados en zonas donde no puedan salir.

En resumen, el grafeno es un semiconductor que puede operar a escala nanométrica y a temperatura ambiente, con propiedades que ningun otro semiconductor ofrece y todo apunta a que se podrán crear nuevos miniaturizados dispositivos electrónicos insospechados con este material, pudiéndonos acercar rápidamente a la prometedora computación cuántica, por lo que, previsiblemente toda la humanidad se verá favorablemente afectada. Aunque la realidad de sus aplicaciones no se evidenciará hasta que aparezcan los primeros productos comerciales, su importancia es ya enorme en la física fundamental porque gracias al nuevo material los fenómenos relativísticos cuánticos, algunos de ellos no observables en la física de alta energía, pueden ahora reproducirse y probarse en experimentos de laboratorio relativamente sencillos. Así ha sucedido con algunos aspectos de la teoría de la Relatividad de Einstein.

FABRICACIÓN

Cuando escribimos con un lápiz la fricción con el papel arranca haces de láminas, débilmente unidas entre sí, y las deposita en forma de escritura sobre la superficie del papel. Posiblemente, estamos produciendo también multitud de capas invisibles de grafeno. En los laboratorios, se obtuvo con sorprendente facilidad, frotando una porción microscópica de grafito sobre un chip de silicio, con lo cual quedaban depositadas alrededor de un centenar de láminas superpuestas. El silicio se puede disolver en ácido o bien se puede usar una cinta adhesiva para separar las láminas. En este último caso se pliega la cinta adhesiva para que quede pegada a las dos caras de la lasca de grafito y se abre de nuevo, con lo que se consigue la separación de láminas. Repitiendo la operación varias veces las láminas obtenidas son de menor espesor, hasta conseguir la monocapa de grafeno de un átomo de espesor. Hace unos meses los becarios de la Universidad de Columbia participantes en los proyectos sobre grafeno recibían por la labor anterior 10$ la hora. Como es lógico, ya existen varios proyectos industriales en desarrollo para la fabricación industrial de grafeno, siendo el más avanzado el del Georgia Institute of Technology usando láminas de carburo de silicio calentadas a 1300 °C, de modo que los átomos de silicio se van evaporando de la superficie mientras que los átomos de carbono que no se evaporan se van restructurando en forma de láminas de grafeno.

Fuente: http://servicios.laverdad.es/ababol/pg070519/suscr/nec9.htm

Molibdenita el material que compite con el grafeno

%d bloggers like this: