Category: UFO


Que son los Ooparts?

Oopart es el acrónimo en inglés de Out of Place Artifact (literalmente, ‘artefacto fuera de lugar’). Es un término acuñado por el zoólogo estadounidense Ivan T. Sanderson que hace referencia a objetos paleontológicos y arqueológicos que en apariencia se han encontrado en lugares o épocas donde se creía imposible por sus características (complejidad tecnológica, referencias a la civilización actual, etc.) “anacronismo”; o porque no haya objetos similares de la misma procedencia.

Interpretación popular

El término ha sido ampliamente utilizado para refutar teorías como la teoría de la evolución o la estimación científica de la edad de la Tierra. Los Oopart también se han utilizado por los aficionados a la ufología y otras pseudociencias como base para la teoría de que la humanidad habría sido fundada y/o alterada por civilizaciones extraterrestres mucho más avanzadas o evolucionadas (Creacionismo alienígena), ya que desde su punto de vista algunos de los pueblos antiguos poseerían, precisamente por este motivo, conocimientos científicos en determinadas áreas al menos tan avanzados como los actuales, así como tecnología insólita para su tiempo.1 Por otro lado, la consideración de Oopart depende en gran parte de los conocimientos que se dominan de un periodo histórico, por ello es tan relativa como la veracidad de las teorías de quienes lo utilizan como argumento.

Interpretación científica

Si bien es cierto que las características aparentemente extraordinarias de algunos de estos objetos aún no poseen una interpretación desde la arqueología, paleontología u otras areas de estudio, o bien fueron catalogados como Ooparts para luego salir de esta clasificación,2 en general la comunidad científica se muestra escéptica frente a las interpretaciones que califican a estos objetos como “fuera de lugar”. Un gran número de estas han sido refutadas como productos de fenómenos como el palimpsesto, la pareidolia, la falsificación o simplemente la ignorancia respecto a las culturas que produjeron el objeto en cuestión.

Fuente: Wikipedia

http://www.ivoox.com/playerivoox_ee_377573_1.html

http://www.ivoox.com/playerivoox_ee_377617_1.html

INSTRUMENTO DE ANTICITERA – GRECIA

Frente a la Isla de Antikythera (Grecia) en el Mar Egeo, fue hallado en el año 1.900 por un grupo de pescadores de esponjas a unos 60 metros de profundidad, un extraño bloque de aspecto metálico recubierto de residuos calcáreos, procedente del naufragio de una galera griega, cuando estos procedían a rescatar los objetos de valor de dicha nave y que según la datación de los expertos naufragó en el siglo I a. C.

Una vez finalizadas las tareas de rescate un año más tarde y cuando se realizaba su clasificación, el arqueólogo griego Valerios Stais reparó en la presencia de este extraño objeto, en el cual parecían apreciarse varios mecanismos de engranaje, algo totalmente ilógico para un descubrimiento de 2.000 años de antigüedad.

Tras un examen minucioso y la limpieza de residuos a base de ácidos, tanto Stais como otros expertos llegaron a la increíble conclusión de que este artefacto debía de ser algún reloj astronómico o instrumento de navegación muy sofisticado. Especialistas en epigrafía, detectaron la presencia de inscripciones que hacían referencia al Sol, la Luna y otros cuerpos celestes.

Calculadora astronómica para unos, astrolabio para otros, o simple objeto incatalogable para muchos, este extraño mecanismo permanece expuesto desde su descubrimiento en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Realizado en bronce, consta de 40 ruedas de engranaje (la principal dispone de 240 dientes), 9 escalas móviles y 3 ejes (el mayor servía para poner en marcha todo el increíble mecanismo). Se cree que en sus orígenes alcanzaba unas dimensiones de 8 X 16 X 32 centímetros, con un cuadrante de frente y otros dos más por la parte posterior.

A mediados de los años 50, el conocido aventurero Jacques Cousteau, capitán del buque de estudios oceanográficos Calypso, se interesó en este más que curioso mecanismo, y se animó a seguir buscando en la misma zona donde se encontró medio siglo antes la conocida como “Máquina de Antikythera”. De estas labores de búsqueda, el Capitán Cousteau rescató un importantísimo tesoro arqueológico, y también pequeños restos de extraños engranajes de incomprensible utilización.

La enorme dificultad para poder explicar la presencia de tan “moderno mecanismo” en plena época de esplendor del Imperio de Roma, ha hecho que la comunidad científica haya dejado en el olvido a éste curioso objeto rescatado de las aguas.

No habrá quien falte en asegurar (en un claro ejemplo al que nos tienen muy acostumbrados los “negadores profesionales” de molestas evidencias) que la máquina de Antikythera no es más que un simple reloj que algún navegante arrojó en el siglo XIX desde su barco y que cayó por “casualidad” (¿cuántas veces habremos oído ésta palabra?) en las proximidades de la vieja galera griega naufragada.

CALAVERA DE CUARZO – YUCATAN, BELICE

En el año 1924, Anna Le Guillon Mitchell-Hedges de 17 años de edad, con su padre adoptivo, el explorador inglés Frederick Albert Mitchell-Hedges, descubren una calavera de cristal de roca en las ruinas de un templo de la ciudad Maya “de las pie
dras caídas” en Lubaantún, Belice.Excepto la ausencia de suturas craneanas, es una reproducción casi perfecta de una calavera de mujer. Pesa 5 kilos. Se compone de dos partes, la mandíbula inferior ajustándose perfectamente con la parte superior.Las propiedades ópticas de la calavera son sorprendentes : *alumbrada por debajo, la luz sale por las cuencas. *Alcanzada por detrás por los rayos del sol, un intenso haz luminoso ( capaz de encender fuego ) sale por las cuencas, la nariz y la boca Está hecha con cuarzo natural sumamente puro, de dióxido de silicio “piezoeléctrico” anisótropo. Las dos partes están talladas en el mismo bloque de cristal de roca. Ninguna huella de instrumento, ni siquiera rastro microscópico. Sin señal de fabricación, resulta imposible fecharla ( el cristal no envejece ). Con una tecnología moderna con diamante haría falta un año de trabajo para conseguir el aspecto exterior ( con huellas de fabricación, lo que no lleva la calavera ), en cuanto a los efectos prismáticos,
su reproducción resulta aún más dificultosa.La fabricación manual hubiera necesitado 300 años de una labor continua Un investigador del equipo declaró:” ¡Este maldito cacharro ni siquiera debería existir ! ”


BATERIA DE BAGDAD
En 1938, un arqueólogo austriaco, el Dr Wilhelm König, estudió un “objeto de culto” depositado en el fondo de los sótanos del museo de Bagdad. Se trata de un vasito de terracota de 15 centímetros de altura por unos 7,5 centímetros de diametro.Emergiendo del tapón bituminoso, una varilla de hierro
está insertada en el interior de un cilindro de cobre y aislada de él por un tapón de asfalto en su base ; siendo el cilindro de cobre soldado con su capucho por una aleación plomo/estaño. Varias de estas pilas fueron encontradas en las ruinas de Khujut Rabu, ciudad Parta, en los alrededores de Bagdad. Los Partos, guerreros feroces, dominaron la región entre 250 antes de Jesucristo y 230 después de Jesucristo. Diez pilas eléctricas más fueron descubiertas más tarde en Cesiphon. El cobre lleva una pátina azul característica de la galvanoplastia con la plataEntonces se piensa que son mucho más antiguas porque se encontraron igualmente vasos de cobre chapados con plata en un sitio Sumerio datado por lo menos de 2 500 años antes de Jesucristo.Otro ingeniero, C, dio el siguiente paso. Había que encontrar un líquido que estuviera al alcance de los habitantes de Mesopotamia que fuera alcalino. Y se topó con el zumo de uva. En una replica de la pila Grey colocó una estatua de plata en el interior, pasando luego a activar la corriente, utilizando el zumo de uva como alcalino. La pieza de plata pasó a tener un color dorado en unas dos horas, no quedaban dudas de que era una pila eléctrica de entre 0,5 y 1,5 voltios, según los experimentadores.

MAPA PIRI REIS – ESTAMBUL
En el año 1929, durante la renovación del museo del palacio Topkapi Sarayi de Estambul, el director de los museos nacionales turcos, el Sr Halil Edem encontró el mapa famoso de piel de gacela de Piri Reis, pintado en el año 1513.

Este mapa representa el Océano Atlántico con una parte de las costas americanas, africanas y del Antártico.

Estos mapas se levantaron según los datos de cartas, de portulanos de cuatro portugueses que enseñan el Sind, el Hind y China y de un mapa dibujado por Cristóbal Colón.
Son tan exactos, para navegar sobre los siete mares, como los mapas de nuestros países. ”

Dice que compiló su mapa a partir de veinte otros procedentes de la Gran Biblioteca de Alejandría y fechados por lo menos del siglo IV antes de Jesucristo.

A primera vista este mapa puede parecer inexacto, si uno está acostumbrado a los mapas Mercator, pero no, si conoce las proyecciones estereográficas polares ( mas precisamente es una proyección cordiforme ). Sin duda alguna este mapa formaba parte de un conjunto que constituía un mapamundi semejante a este :

El mapa de Piri Reis fue estudiado por muchos investigadores :

* El ingeniero americano A. Mallery.
* M. Walters de la sección de hidrografía de la U.S. Navy.
* El profesor D. Lineham, director del observatorio de Weston y jefe de los servicios de sismología del año geofísico.
* El profesor C.H. Hapgood del Keene College, New Hampshire, EE.UU., autor de la teoría sobre el corrimiento de la corteza terrestre.
* El profesor R. Strachan, del Massachusetts Institute of Technology.
* El Teniente-Coronel H.Z. Ohlmeyer, Comandante del 8° escuadrón de reconocimiento técnico de la US Air Force.

Resulta de estas investigaciones que este mapa es imposible, y por motivos numerosos, si se tienen en cuenta los conocimientos de su época, fuera de su tiempo :

* La isla de Marajo en la desembocadura del río Amazonas sólo fue descubierta en el año 1543.

* Las islas Malvinas fueron descubiertas en el año 1592.

* Los Andes están representados , a pesar de que todavía no se les conoce.

* El llama, mamífero típico de América del Sur, está pintado sobre los Andes, y fue en 1598 cuando los españoles lo identificaron.

* Las grandes islas por encima del ecuador, desconocidas, corresponden a las altiplanicies submarinas de los islotes Sn Pedro y Sn Pablo, sobre la Gran Dorsal Atlántica ( cuya existencia nadie sospechaba ).

* En él se ven las costas del Antártico que se descubrirá sólo en 1818, es decir 300 años más tarde.

* América del Sur está unida con el Antártico por un istmo que desapareció hace 10 000 años.

* Por fin, el elemento más sorprendente, el que más plantea problemas :
Las orillas del Antártico que se pueden ver son las de la Tierra de la Reina Maud ¡ sin ningún hielo !
Este trazado fue confirmado en 1949 con los apuntes sísmicos de una expedición anglosueca.
Aún si quedan algunos científicos para seguir pretendiendo que el casquete entero data de varios millones de años, otros aceptan la posibilidad que esta parte del Antártico pudiera emerger de los hielos durante aproximadamente 9 000 años, hace por lo menos ¡6000 años!

RUEDA DEL PRINCIPE SABU – EGIPTO
Realizando unas excavaciones en el año 1.936, en la zona arqueológica de Sakkara, fue descubierta la Tumba del Príncipe Sabu (nº 3111), hijo del faraón Adjuib, gobernante de la I Dinastía (3.000 a. C.). Entre los utensilios del ajuar funerario que fueron extraídos, a B. Walter Emery le llamó poderosamente la atención un objeto que definió inicialmente en su informe Las Grandes Tumbas de la I Dinastía como: -…un recipiente con forma de tazón de esquisto…-. Años más tarde, en su obra citada con anterioridad, Egipto Arcaico, hacía un comentario que viene a resumir perfectamente la realidad y situación de este incómodo “cachivache”: “…… no se ha conseguido ninguna explicación satisfactoria sobre el curioso diseño de este objeto……”.

Este objeto al que se refería B. Walter Emery en sus informes, tiene 61 centímetros de diámetros, y 10,6 centímetros de altura en la zona central. Está fabricado es esquisto, una roca muy quebradiza y frágil, que requiere un tallado muy laborioso. Su forma se asemeja a la de un plato o volante de coche cóncavo, con una especie de tres cortes o palas curvas que recuerdan a la hélice de un barco, y en el centro de ésta, un orificio con un reborde que sobresale como si fuera el receptor de algún eje de una rueda o de algún otro mecanismo desconocido, dispuesto para girar.

Como bien es sabido por todos, la postura que mantiene la egiptología oficial respecto a la aparición y uso de la rueda por parte de los antiguos egipcios, es muy clara y no deja lugar a ninguna duda. Su introducción en Egipto nos aseguran, fue debida a la invasión de los hicsos al final del Imperio Medio, 1.640 a. C., que la utilizaron, entre otras cosas, en sus carros de guerra, y que era conocida también en ese momento por otros muchos pueblos de Oriente Medio. La pregunta entonces es inevitable: si no es una rueda, ¿qué es el extraño objeto que apareció en la Tumba de un príncipe de la I Dinastía, 1.400 años antes de la invasion de los hicsos?.

A pesar de la complejidad de este problema, el tema se agudiza aún más a raíz de los estudios técnicos que diferentes investigadores han llevado acabo, impulsados por el sorprendente y extraño diseño de este artilugio.

El también egiptólogo Cyril Aldred llegó a la conclusión de que, independientemente de lo que fuese aquel objeto, su diseño se correspondía sin duda, a una reproducción de un objeto metálico anterior mucho más antiguo. De hecho, esta rueda de esquisto apareció en la Tumba del Príncipe Sabu, junto con otros extraños objetos de cobre, prácticamente el único metal que conocían los egipcios en aquella época. La duda nos asalta al pensar cómo pudieron diseñar un objeto tan delicado y tan complejo estructuralmente, hace más de 5.000 años. Una estructura que en el caso de sus tres extraños cortes o palas curvas, nos induce a pensar casi inmediatamente en la utilización de este objeto en un medio líquido. Este detalle, junto al orificio sobresaliente en la parte central, nos hace sospechar también que este objeto sólo sea una pequeña parte de algún mecanismo más complejo, y que se salvó gracias a una reproducción en piedra que por alguna desconocida razón, realizó un artista, con unas no menos desconocidas herramientas.

Pero…, ¿qué mecanismos existían hace 5.000 años en el Valle del Nilo?.

Dentro de la típica política de los arqueólogos y egiptólogos oficialistas, este objeto no es más que una bandeja o el pedestal de algún candelabro, con un diseño producto de la “siempre recurrida casualidad”. Aunque también es casualidad, que este curioso objeto coincida con el diseño de una de las piezas que la Compañía Lokheed de Misiles y del Espacio, desarrolló para ser encajada herméticamente dentro de un cárter lleno de lubricante. Sea lo que sea, este objeto encontrado en una tumba de Sakkara con una edad que como mínimo alcanza los 5.000 años, sigue constituyendo uno de los misterios mejor guardados entre las paredes del viejo Museo de El Cairo.

La física de civilizaciones extraterrestres

En sus últimos años, Carl Sagan hizo en una ocasión esta pregunta, “¿Qué significa para una civilización tener una antigüedad de un millón de años?. Nosotros hemos tenido radiotelescopios y naves espaciales durante solo unas pocas décadas; nuestra civilización técnica tiene solo unos pocos cientos de años… una civilización avanzada de millones de años de antigüedad está mucho más lejos de nosotros de lo que nosotros estamos de un pequeño arbusto o un macaco”.

Aunque cualquier conjetura sobre tales civilizaciones avanzadas es solo una especulación vacía, uno puede usar las leyes de la física para establecer unos límites superiores e inferiores de estas civilizaciones. En particular, ahora que las leyes en el campo de la teoría cuántica, relatividad general, termodinámica, etc., están bastante bien establecidas, la física puede imponer unos amplios límites físicos los cuales restringen los parámetros de estas civilizaciones.

Esta pregunta no va más allá de una frívola especulación. Dentro de poco, la humanidad puede sufrir un shock existencial cuando la actual lista de una docena de planetas extrasolares del tamaño de Júpiter crezca a cientos de planetas del tamaño de la Tierra, gemelos casi idénticos de nuestro hogar celeste. Esto nos puede llevar a una nueva era en nuestra relación con el Universo: nunca más veremos el cielo nocturno de la misma forma otra vez, dándonos cuenta que los científicos podrían finalmente recopilar una enciclopedia identificando las coordenadas precisas de quizá cientos de planetas similares a la Tierra.

Hoy día, cada pocas semanas traemos noticias de que se ha descubierto un nuevo planeta extrasolar del tamaño de Júpiter, el último encontrado está a unos 15 años luz de distancia orbitando la estrella Gliese 876. El más espectacular de estos descubrimientos fue fotografiado por el Telescopio Espacial Hubble, el cual tomó unas sobrecogedoras imágenes de una planeta a 450 años luz de distancia siendo disparado al espacio por un sistema estelar doble.

Pero lo mejor está por llegar. A principios de la próxima década, los científicos enviarán una nueva clase de telescopio, el telescopio espacial de interferometría, el cual usa la interferencia de los rayos de luz para amplificar el poder de resolución de los telescopios.

Por ejemplo, la Misión de Interferometría Espacial ( Space Interferometry Mission o SIM ), que será lanzada a principios de la próxima década, consta de múltiples telescopios situados a lo largo de una estructura de 10 metros. Con una resolución sin precedentes aproximándose al límite físico de la óptica, el SIM es tan sensible que casi desafía la imaginación: orbitando la Tierra, ¡puede detectar el movimiento de una linterna agitada por un astronauta en Marte!

El SIM, además, allanará el camino para el Buscador de Planetas Terrestres (Terrestrial Planet Finder), que será lanzado a finales de la próxima década, y que debería identificar aún más planetas similares a la Tierra. Este podrá analizar las 1 000 estrellas más brillantes en un radio de 50 años luz desde la Tierra y se centrará en los 50 a 100 sistemas planetarios más brillantes.

Todo esto, además, estimulará un esfuerzo activo en determinar si alguno de ellos puede albergar vida, tal vez algunos con civilizaciones más avanzadas que la nuestra.

Aunque es imposible predecir las características exactas de tales civilizaciones avanzadas, podemos analizar sus límites usando las leyes de la física. No importa cuantos millones de años nos separen de ellos, ellos deben obedecer también las leyes de hierro de la física, las cuales están ya lo bastante avanzadas como para explicar todo, desde las partículas subatómicas hasta la estructura a enorme escala del Universo, a través de 43 órdenes de magnitud escalonados.

La Física de las civilizaciones de Tipo I, II, y III

La Escala de Kardashov es un método propuesto en 1964 por el astrofísico ruso Nikolái Kardashov para medir el grado de evolución tecnológica de una civilización. Tiene las siguientes tres categorías, basadas en la cantidad de energía utilizable que una civilización tiene a su disposición, que se incrementan de manera exponencial. La escala tiene tres categorías llamadas Tipo I, II y III. Estos se basan en la cantidad de energía utilizable que una civilización tiene a su disposición, y el grado de colonización del espacio. En términos generales, una civilización de Tipo I ha logrado el dominio de los recursos de su planeta de origen, Tipo II de su sistema solar, y Tipo III de su galaxia.

La civilización humana se encuentra actualmente (año 2011) alrededor de 0,72, con los cálculos que sugieren que podemos alcanzar el estado de Tipo I en unos 100-200 años, de Tipo II en unos cuantos miles de años, y de Tipo III entre unos 100.000 a un millón de años.
En concreto, podemos clasificar las civilizaciones por su consumo de energía, usando los siguientes principios:

1) Las leyes de la termodinámica. Incluso una civilización avanzada está limitada por las leyes de la termodinámica, especialmente por la Segunda Ley, y puede por lo tanto ser clasificada por la energía de que dispone.

2) Las leyes de la materia estable. La materia bariónica (por ejemplo basada en protones y neutrones) tiende a reunirse en tres grandes agrupaciones: planetas, estrellas y galaxias. (Esto está bien definido por producto de la evolución galáctica y estelar, fusión termonuclear, etc.) De esta forma, su energía estará basada también en tres tipos distintos, y esto marca el límite superior de su tasa de consumo de energía.

3) Las leyes de la evolución planetaria. Cualquier civilización avanzada debe incrementar su consumo de energía más rápidamente que la frecuencia de catástrofes que amenacen la vida (por ejemplo impactos de meteoritos, glaciaciones, supernovas, etc.). Si crecen más lentamente, están condenados a la extinción. Esto marca el límite inferior para la tasa de crecimiento de estas civilizaciones.

En un artículo original publicado en 1964 en el Journal of Soviet Astronomy, el astrofísico ruso Nicolai Kardashev teorizó que las civilizaciones avanzadas deben estar agrupadas de acuerdo a tres tipos: Tipo I, II, y III, las cuales han llegado a dominar las formas de energía planetaria, estelar y galáctica, respectivamente. Kardashev calculó que el consumo de energía de estos tres tipos de civilización estarían separados por un factor de muchos miles de millones. ¿Pero qué tiempo llevará alcanzar la situación de Tipo II y III?.

Antes de lo que pensamos

El astrónomo de Berkeley Don Goldsmith nos recuerda que la Tierra recibe alrededor de una mil millonésima de la energía del Sol, y que los humanos utilizan solo una millonésima de esta. De modo que consumimos alrededor de una mil billonésima parte de la energía total del Sol. En la actualidad, la producción energética total de nuestro planeta es aproximadamente de 10 trillones de ergios por segundo. Pero nuestro crecimiento energético aumenta de forma exponencial, y por lo tanto podemos calcular cuánto nos llevaría alcanzar la situación de Tipo II o III.

Goldsmith dice, “Mira lo lejos que hemos llegado en el uso de la energía una vez que hemos comprendido cómo manipularla, cómo obtener combustibles fósiles, y cómo crear energía eléctrica a partir de la fuerza del agua, y así sucesivamente; hemos aumentado nuestro uso de energía en una cantidad extraordinaria en solo un par de siglos comparado con los miles de millones de años de existencia de nuestro planeta… y de la misma forma podría esto aplicarse a otras civilizaciones”.

El físico Freeman Dyson del Instituto para Estudios Avanzados estima que, en un plazo no mayor de 200 años*, deberíamos alcanzar la situación de Tipo I. De hecho, creciendo a una modesta tasa de un 1% por año, Kardashev estimó que solo nos llevaría 3 200 años alcanzar la situación de Tipo II, y 5 800 años la situación de Tipo III.

Vivir en una civilización de Tipo I, II, o III

Por ejemplo, una civilización de Tipo I es plenmente planetaria, ha dominado la mayoría de formas de energía de su planeta. Su producción de energía puede estar en orden de miles de millones de veces la producción actual de nuestro planeta. Mark Twain dijo una vez, ”Todo el mundo se queja del clima, pero nadie hace nada para cambiarlo“. Esto podría cambiar con una civilización de Tipo I, la cual tenga suficiente energía para modificar el clima. También tendrían suficiente energía para alterar el rumbo de terremotos, volcanes, y construir ciudades en los océanos.

Actualmente, nuestra producción de energía nos califica para el estado de Tipo 0. Derivamos nuestra energía no del aprovechamiento de fuerzas globales sino de la combustión de plantas muertas (por ejemplo petróleo y carbón). Pero ya podemos ver las semillas de una civilización de Tipo I. Vemos el comienzo de un lenguaje planetario (Inglés), un sistema de comunicación planetario (Internet), una economía planetaria (la forja de la Unión Europea), e incluso los comienzos de una cultura planetaria (medios de comunicación, TV, música rock, y películas de Hollywood).

Por definición, una civilización avanzada debe crecer más rápido que la frecuencia de catástrofes que amenacen la vida. El impacto de un gran meteorito o cometa tiene lugar una vez cada pocos miles de años, una civilización de Tipo I debe dominar el viaje espacial para desviar los escombros en un marco de tiempo que no suponga un problema. Las glaciaciones tienen lugar en una escala temporal de decenas de miles de años, por lo que una civilización de Tipo I debe aprender a modificar el clima dentro de este marco temporal.

Las catástrofes artificiales e internas deben ser también tenidas en cuenta. Pero el problema de la contaminación global es solo una amenaza mortal para una civilización de Tipo 0; una civilización de Tipo I que ha vivido durante varios milenios como civilización planetaria, necesariamente lleva a cabo un balance planetario a nivel ecológico. Los problemas internos suponen una amenaza seria recurrente, pero tienen miles de años en los que resolver conflictos raciales, nacionales y sectarios.

Finalmente, tras varios miles de años, una civilización de Tipo I agotará la energía de un planeta, y derivará su energía del consumo de la completa producción de energía de sus soles, o aproximadamente mil billones de trillones de ergios por segundo.

Con su producción de energía similar a la de una pequeña estrella, deberían ser visibles desde el espacio. Dyson ha propuesto que una civilización de Tipo II podría incluso construir una gigantesca esfera alrededor de su estrella para usar de forma más eficiente la producción de energía total. Incluso si tratasen de ocultar su existencia deben, por la Segunda Ley de la Termodinámica, emitir residuos de calor. Desde el espacio exterior, su planeta brillaría como el adorno de un árbol de Navidad. Dyson incluso ha propuesto buscar específicamente emisiones de infrarrojo (más que las de radio y TV) para identificar estas civilizaciones de Tipo II.

Quizá la única amenaza seria para una civilización de Tipo II sería la explosión cercana de una supernova, cuya súbita erupción podría chamuscar su planeta con un fulminante chorro de Rayos-X, matando todas las formas de vida. De esta forma, quizás la civilización más interesante es la de Tipo III, por ser verdaderamente inmortal. Han agotado la energía de una estrella individual, y han alcanzado otros sistemas estelares. Ninguna catástrofe natural conocida por la ciencia es capaz de destruir una civilización de Tipo III.

Enfrentados a una supernova vecina, tendrían distintas alternativas, tales como alterar la evolución de la gigante roja moribunda que está cerca de explotar, o abandonar ese sistema estelar y terraformar un sistema planetario cercano.

Sin embargo, hay límites para una civilización emergente de Tipo III. Finalmente, se chocaría con otra de las leyes de hierro de la física, la teoría de la relatividad. Dyson estima que esto podría retrasar la transición a una civilización de Tipo III quizá millones de años.

Pero incluso con la barrera de la luz, hay un número de caminos para expandirse a velocidades cercanas a la luz. Por ejemplo, la última medida de la capacidad de los cohetes se toma mediante algo llamado “impulso específico” (definido como el producto del empuje y la duración, medidos en unidades de segundos). Los cohetes químicos pueden alcanzar impulsos específicos de varios cientos a miles de segundos. Los motores iónicos pueden obtener impulsos específicos de decenas de miles de segundos. Pero para obtener velocidades cercanas a las de la luz, se debe alcanzar un impulso específico de aproximadamente 30 millones de segundos, lo cual está muy alejado de nuestra capacidad actual, pero no para una civilización de Tipo III. Una variedad de sistemas de propulsión podría estar disponible para sondas de velocidad sub-luz (tales como motores de fusión ram-jet, motores fotónicos, etc.)

Fuente: http://extraplanetario.obolog.com/fisica-civilizaciones-extraterrestres-261718

Tassili nAjjer, un museo al aire libre

El Tassili Najjer, una meseta de 750 km de largo y unos 90 de ancho que se eleva a 2000 metros de altitud. El Tassili Najjer es un laberinto de rocas, dunas, cañones profundísimos y secretas gargantas que esconden gigantescos cipreses milenarios. Además de este paisaje espectacular el Tassili Najjer guarda en sus cuevas, paredes y abrigos rocosos un tesoro cultural único en el mundo, pinturas rupestres de hace más de 10.000 años salpican los rincones de este increíble lugar. Algunas de estas pinturas representan animales propios de otras latitudes, rinocerontes, elefantes, jirafas. Aunque parezca increíble estos animales habitaron el Sahara antes de que sufriera el proceso de desertización, y los habitantes de estas tierras inmortalizaron en estas rocas lo que tenían alrededor.

Las pinturas del Tassili N’ajjers están consideradas como el museo a cielo abierto de pinturas prehistóricas más importante del mundo; por su variedad, calidad y épocas (algunas se remontan a 8.000 a.c.). Pero también por su cantidad, más de 15.000.

Estos grabados además de ser un legado del hombre prehistórico son también una especie de testimonio, pues en él se encuentran registros de los cambios climáticos, la evolución del hombre, las migraciones de los animales, es decir, en estas pinturas el hombre antiguo dejó plasmadas escenas de su vida diaria, evolución y creencias.

Una vista a este lugar equivale a un viaje en el tiempo a la etapa de la prehistoria; la única seña que nos indica el lento paso del tiempo, la podemos encontrara en las superficies con diversas formas (como las de arcos rocosos) las cuales han sido resultado de la lenta erosión de las superficies que parecieran haber sido esculpidas lentamente, para que el día de hoy podamos ser testigos de este espectáculo natural.

This slideshow requires JavaScript.

“En pleno desierto del Sahara se encuentra una de las muestras mas impresionantes del arte paleolítico mas de 15 mil grabados rupestres que sobreviven al paso del tiempo desde hace mas de 8 milenios, estas pinturas fueron dejadas ahí por desconocidos pueblos prehistoricos que a lo largo de varias generaciones habitaron esta inhospita región.”

La messeta del tassili se encuentra ubicada en el sudeste de Argelia en pleno corazon del sahara uno de los desiertos mas inhospitos del mundo, se trata de un macizo montañoso con una extension de 800 kilometros de largo por poco mas de 60 kilometros de ancho muy cerca de libia.

Este paraje se encuentra rodeado por centenares de formaciones rocosas causadas por la erosion, sus suelos son de arenisca lo que le da la apariencia de un paraje lunar o surrealista digno de las pinturas de Salvador Dalí. Su nombre proviene de la lengua Tuareg y significa “Meseta entre dos Rios” (Tassili-n-azyer),en 1982 Fue inscrita como patrimonio de la humanidad debido al gran interes que suscitan los bosques de cipreses en el desierto y la importancia arqueológica que posee por los vestigios de pueblos antiguos que habitaron esta zona durante milenios.

En el interior de las cavernas y grutas de esta desolada meseta, se encuentran grabados y pinturas rupestres, dejadas ahi por pueblos desconocidos, dibujadas con un estilo impecable utilizando varias tonalidades, algo muy poco comun en otras pinturas de este tipo. Debido a la inmensa cantidad de dibujos encontrados sobre las rocas algunos expertos la consideran como la “Capilla Sixtina de la Antiguedad”.

Las primeras noticias que se tuvieron de estas pinturas datan de epocas de la Primera Guerra Mundial, muchas de estas fueron transmitidas por oficiales pertenecientes a la legion extranjera, uno de estos oficiales el teniente Charles Brenans comandante del puesto de Djanet al hacer una practica de reconocimiento con su escuadron de camelleros en la messeta decubrio algunas de estas cavernas y lo registro en sus cuaderno de apuntes,recien en 1933 los arqueologos y geografos pudieron observar estos apuntes propagando el entusiasmo entre muchos cientificos debido a la posibilidad de que en tiempos antiguos esta region hubiese sido habitada y que no siempre hubiese sido una region inhospita e inhabitable.

Luego de varios años de los primeros comentarios y especulaciones en torno a estas enigmáticos dibujos se formo un grupo de exploradores que intento aventurarse en estas inhospitas regiones para tratar de realizar un estudio cientifico sobre estas pinturas si embargo la guerra frustro este y otros intentos que se hicieron posteriormente. En estas exploraciones se encontraba un etnógrafo francés llamado Henri Lhote que no se detendria hasta realizar su sueño de trasladar estas figuras al papel.

This slideshow requires JavaScript.

Años mas tarde y tras varios impedimentos ante sus intentos de exploracion en 1956 con apoyo del gobierno frances y otras instituciones científicas, Henri Lhote organizo una nueva expedición adentrandos en lugares que jamas habian sido explorados por occidentales.

La expedición se puso en marcha en febrero de ese año,junto con 30 camellos un guia Tuareg, 2 auxiliares y varios especialistas, Lothe se enrumbo hacia lo desconocido.Las dificulatades fueron innumerables atravezando desfiladeros a mas de 700 metro de altura sorteando toda clase de penalidades,solo basta con leer la descripción que el propio lothe realizo de esta escalada:

“Las bestias tienen cortado el aliento por el esfuerzo, la rampa es cada vez más empinada y la mole de pedruscos se va haciendo más imponente. Algunos camellos se desploman bajo la carga que cae rodando torrentera abajo; los hombres deben acudir a todas partes. En los guijarros se perciben huellas de sangre, pues sin excepción todos tienen despellejadas las patas y se han dañado las pezuñas en las aristas cortantes de las rocas. El animal que lleva las grandes cajas con los tableros de dibujo acaba de desplomarse bajo su carga que ha dado contra una peña y está claro que jamás podrá incorporarse. Mando sacar los tableros y tomo la decisión de que nos los carguemos al hombro. Cada uno recibe su parte y aquí comienza el calvario para todos, pues aún no se divisa la cima y el sendero se encrespa más y más bajo nuestros pies…”

Finalmente y tras un ascenso de pesadilla los exploradores culminaron el trayecto y en este lugar vislumbraron un paisaje de otro mundo. formaciones rocosas que asemejan ciudadelas, castillos ruinosos, desfiladores angostos semejantes a calles medievales,al igual que grutas, cuevas y acantilados; es en estos lugares donde se hallaron gran parte de las pinturas.

Sobre estas paredes de roca observaron cientos de pinturas, representaciones de cazadores, arqueros, animales de toda clase e imagenes de dioses descomunales y amenazantes que luego procedieron a registrar. Segun las descripciones de Lothe :

“Estábamos literalmente trastornados por la variedad de estilos y de temas superpuestos en suma, nos tocó enfrentarnos con el mayor museo de arte prehistórico existente en el mundo y con imágenes arcaicas de gran calidad, pertenecientes a una escuela desconocida hasta el presente.”

Acuarela Natural Tassili nAjjer

“El Gran Dios de Jabbaren”

Luego de explorar las regiones de Tain Zumak y Tamir, Henry Lothe junto a su equipo de exploradores se dirigio hacia un pequeño macizo denominado “Jabbaren”, palabra que en lengua Tuareg significa “Gigantes” y fue en este lugar donde se encontro con dibujos atipicos que a diferencia de los anteriores no cazaban en ninguna catalogacion, en estos dibujos se representaban extraños seres de cabezas redondas y dimensiones descomunales y que para poder ser observados en su totalidad requerian ser vistos a cierta distancia.

La mas conocida de estas representaciones aparecio luego de mucho limpiar con agua y esponjas, en ella se puede observar un enorme ser de mas de 6 metros, al cual Henry Lothe no dudo en llamar “El Gran Dios Marciano”


Existen teorías que relacionan estos dibujos con el contacto extraterrestre en la antiguedad debido al parecido que tienen con los actuales astronautas, señalando la presencia de cascos botas o lo que parecen ser escafandras. Incluso el mismo Henri Lhote luego de observar al Gran Dios Marciano escribió:

“Hay que retroceder un tanto para verlo en conjunto. El perfil es simple, y la cabeza redonda y sin más detalles que un doble óvalo en mitad de la cara, recuerda la imagen que comúnmente nos forjamos de un ser de otro planeta. ¡Los marcianos! Qué título para un reportaje y qué anticipación . Pues si seres extraterrestres pusieron alguna vez pie en el Sahara, hubo de ser hace muchísimos siglos ya que las pinturas de esos personajes de cabeza redonda del Tasili, cuentan, por lo que colegimos, entre las más antiguas. Los “marcianos” -prosigue- abundan en Yabbaren y hemos podido trasladar no pocos frescos espléndidos referentes a su estadía. Brenans había señalado algunos pero las mejores piezas le habían pasado por alto pues son prácticamente invisibles y para volverlas a la luz ha sido menester un buen lavado de las paredes con esponja”.

Estos presuntos extraterrestres se observan también en las regiones de Azyefú, Ti-n-Tazarif y en Sefar, en uno de estos grabados se distingue a uno de estos seres con los brazos extendidos hacia adelante saliendo de un objeto ovoide, sobre esto Lhote Escribio sobre esto lo siguiente:

“Más abajo, otro hombre emerge de un ovoide con círculos concéntricos que recuerda un huevo, o más problemáticamente un caracol. Toda prudencia es poca para interpretar semejante escena, ya que nos hallamos ante unos temas pictóricos sin precedentes.”

La aparición de algunos simbolos junto a estos dibujos han hecho suponer la posibilidad de algun tipo de escritura lo cual es un duro golpe hacia las tesis oficiales ya que estas sostienen que Mesopotamia fue la cuna de la escritura.

“Raptos extraterrestres y seres ingrávidos.”

En esta imagen se muestra a estos personajes de cabeza redonda, algunos de ellos gozan de una aparente ingravidez.

Existen otras de estas figuras en las cuales se observa a seres aparentemente ingrávidos observando a los animales o a los pobladores e incluso se ha llegado a especular con lo que parece ser un rapto extraterrestre.

En el mes de septiembre de 1976 un equipo de exploradores españoles se aventuro en estas regiones con el objetivo de realizar un trabajo científico y documentar mejor estas cavernas,sufrieron muchas dificultades, tuvieron que enfrentar la mala disposición de las autoridades argelinas que en ese entonces se encontraban en pie de guerra con Marruecos e incluso casi llegan a perderse durante una tempestad de arena; no obstante la exploración acabo con buen pie realizando uno de los mejores trabajos fotográficos que se tienen de estas cavernas.

Una de las imágenes que mas llama la atención fue descubierta por estos exploradores en ella se puede observar la presencia de uno de estos seres de cabeza redonda arrastrando consigo a un grupo de mujeres (una de ellas con un niño a sus espaldas), llevándolas hacia un objeto ovalado que se encuentra detrás de el.

A día de hoy estos dibujos permanecen imborrables en la meseta del Tassili como muestra o evidencia de algo que quizá ocurrió; no sabemos que es lo que en realidad significan y solo podemos imaginar lo que estos pueblos desconocidos trataron de manifestar. Si alguna vez visitantes de mundos lejanos llegaron a nuestro planeta y tuvieron contacto con nuestros antepasados mas remotos quizá nunca lo lleguemos a averiguar.

Fuente: http://buscandomisterio.blogspot.com/2011/09/los-cabezas-redondas-y-los-dioses-del.html

Proyecto Libro Azul

El Proyecto Libro Azul fue una serie de estudios sobre ovnis por parte de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF). Fue el segundo renacimiento de este tipo de estudio, comenzado en 1952, y estuvo activo hasta enero de 1970.

El objetivo del Proyecto Libro Azul era determinar si los ovnis eran una amenaza potencial para la seguridad nacional. Se recogieron, analizaron y archivaron miles de informes ovni. Este ha sido el último proyecto de la USAF relacionado con ovnis que se haya hecho público hasta ahora.

Proyecto Libro Azul

Según Ruppelt, hacia finales de 1951, varios generales de alto rango muy influyentes de la USAF estaban tan descontentos con el estado de las investigaciones ovni de las Fuerzas Aéreas que desmantelaron el Proyecto Grudge y lo sustituyeron por el Proyecto Libro Azul a principios de 1952. Durante el tiempo que duró Libro Azul, finalizado en 1969, se recogieron 12.618 informes ovni, y al final se concluyó que la mayoría eran malinterpretaciones de fenómenos naturales (nubes, estrellas, etc) o aviones convencionales. Unos cuantos fueron considerados fraudes. 701 casos —aproximadamente un 6%— fueron clasificados como inexplicables. Los informes fueron archivados y están disponibles bajo la Ley de Libertad de Información, pero los nombres de los testigos y otras informaciones personales han sido eliminados.

El primer jefe del proyecto fue el capitán Edward J. Ruppelt. Siguiendo sus órdenes, se creó un estándar para relatar los fenómenos. Ruppelt acuñó oficialmente el término “ovni” para sustituir a “platillo volante“, más sugestivo y poco exacto, que había sido usado hasta entonces. Dejó las Fuerzas Aéreas algunos años más tarde, y escribió el libro The Report on Unidentified Flying Objects, que describía el estudio de los ovnis por parte de la USAF entre 1947 y 1955.

El astrónomo J. Allen Hynek era el consultor científico del proyecto. Trabajó para el proyecto hasta su conclusión y creó el concepto que hoy se conoce como “encuentros cercanos”. Era un gran escéptico cuando comenzó, pero dijo que su escepticismo se suavizó durante la investigación, después del análisis de unos informes ovni que parecían inexplicables.

El Comité Robertson

En julio de 1952, después de haber recabado durante los meses anteriores información sobre cientos de avistamientos, se produjeron una serie de observaciones visuales coincidiendo con detecciones por radar cerca del Aeropuerto Nacional de Washington D.C. Estas observaciones condujeron a la CIA a establecer un comité de científicos que incluía a varios físicos, meteorólogos, ingenieros, y un astrónomo (Hynek), encabezados por el doctor H. P. Robertson, un físico del Instituto Tecnológico de California. El comité Robertson se reunió por primera vez el 14 de enero de 1953.

Ruppelt, Hynek y otros presentaron las mejores pruebas que habían sido recogidas por Libro Azul, incluyendo una filmación. Después de estar sólo 12 horas repasando 6 años de informaciones, el comité Robertson concluyó que la mayor parte de los casos ovni tenían explicación racional, y que todos podrían ser explicados con una investigación más profunda, que consideraron que no valía la pena.

En su informe definitivo, resaltaron que había numerosos informes de poco valor sobrecargando los canales de inteligencia, lo cual acentuaba el riesgo de omitir una supuesta amenaza real a EEUU. Por lo tanto, recomendaron a las Fuerzas Aéreas restar importancia al tema de los ovnis y emprender una campaña de desacreditación para disminuir el interés público. Aconsejaron usar los medios de comunicación, incluyendo a la compañía Walt Disney, y a psicólogosastrónomos y famosos para ridiculizar el fenómeno y proponer explicaciones convencionales. Además, los grupos de aficionados al tema ovni “deberían ser vigilados debido a su potencial influencia sobre el pensamiento de masas… La evidente irresponsabilidad y el posible empleo de estos grupos para objetivossubversivos deberían tenerse en cuenta”[cita requerida].

En definitiva, el comité Robertson recomendaba que la opinión pública fuese controlada mediante un programa de espionaje y propaganda oficial. Muchos ufólogos creen que estas recomendaciones son la base de la política de las Fuerzas Aéreas en cuanto al fenómeno ovni, no sólo inmediatamente después del informe del comité Robertson, sino también en la actualidad.

Consecuencias del comité Robertson

En su libro, Ruppelt describió la desmoralización del personal de Libro Azul al eliminar la investigación de sus funciones tras la formación del comité Robertson. En febrero de 1953, como consecuencia de las recomendaciones del comité Robertson, las Fuerzas Aéreas pusieron en marcha la regulación 200-2, que permitía a los oficiales de las bases aéreas hablar públicamente de los incidentes ovni sólo si habían sido convenientemente explicados. Asimismo, todos los casos no resueltos debían ser clasificados para mantenerlos lejos de la opinión pública.

Ese mismo mes, las labores de investigación fueron asumidas por la recién formada 4602 AISS (Air Intelligence Squadron, Escuadrilla de Inteligencia de Aire), dependiente del mando de defensa aérea. La 4602 AISS tenía el deber de investigar únicamente los casos ovni más importantes, es decir, los que supusieran un riesgo para la inteligencia o la seguridad nacional. Estos casos se eliminaron del programa de Libro Azul, que fue relegado a estudiar los informes más simples.

El general Nathan Twining, que impulsó el Proyecto Signo en 1947, era por entonces el jefe de personal de las Fuerzas Aéreas. En agosto de 1954, recibió la misión de depurar responsabilidades en el seno del 4602 AISS publicando una regulación 200-2 actualizada para las Fuerzas Aéreas. Además, los ovnis fueron definidos como “cualquier objeto aerotransportado que por su funcionamiento, características aerodinámicas, o rasgos insólitos, no se ajusta a las características de ningún avión o misil conocido en este momento, o simplemente que no pueda ser identificado como un objeto común”. La investigación ovni fue declarada secreta por motivos de seguridad nacional, y tenía el objetivo de averiguar “aspectos técnicos.” En la regulación 200-2 se declaraba de nuevo que Libro Azul podría hablar de casos ovni con los medios de comunicación sólo si se trataba de fenómenos identificables. Si fueran no explicables, la única información que debía darse a los medios era que la situación estaba siendo analizada. También ordenaron a Libro Azul reducir el número de no identificados al mínimo.

Todo esto se hizo en secreto. La tarea de cara al público de Libro Azul siguió siendo la investigación ufológica oficial, pero la realidad era que se había reducido a una organización tapadera que apenas hacía investigaciones complejas[cita requerida]. Se había convertido casi únicamente en un equipo de relaciones públicas con la misión de desacreditarlo todo. Por citar un ejemplo, a finales de1956, el número de casos catalogados como no resueltos había bajado a apenas el 0.4 por ciento, desde las cotas del 20 a 30 % de apenas unos años antes.

Cuando el frustrado Ruppelt abandonó en agosto de 1953, habían reducido su personal a dos subordinados y él mismo. Su suplente era un oficial no comisionado. Todos los que le sucedieron como directores de Libro Azul manifestaron apatía o incluso hostilidad rotunda al asunto ovni, o fueron obstaculizados por la carencia de financiación y apoyo oficial.

La breve permanencia de Ruppelt en Libro Azul es considerada como el periodo de máximo apogeo de las investigaciones ufológicas públicas. Por aquel entonces, las investigaciones eran tratadas seriamente y tenían el apoyo de las altas esferas. A partir de entonces, el Proyecto Libro Azul cayó en desgracia, y nunca resurgió.

Informe especial nº 14 del Proyecto Libro Azul

A finales de diciembre de 1951, Ruppelt se reunió con los miembros del Instituto Conmemorativo Battelle, un grupo de expertos establecido en ColumbusOhio, cerca de la base aérea Wright-Patterson. Ruppelt pidió a estos expertos ayuda para poder investigar el asunto de un modo más científico. Así, el Instituto de Battelle fue quien creó el reportaje estandarizado. Comenzando a finales del marzo de 1952, el Instituto comenzó a analizar los informes y la codificación de aproximadamente 30 de sus características en tarjetas de IBM para el análisis informático.

El informe especial nº 14 del Proyecto Libro Azul era un análisis estadístico masivo de los casos analizados por Libro Azul hasta aquel momento, unos 3.200 cuando el informe quedó completado, en1954. Incluso hoy sigue siendo el estudio ufológico más grande jamás emprendido. Battelle empleó a cuatro analistas científicos, que procuraron clasificar los casos entre “explicable”, “inexplicable”, y una tercera categoría “con información insuficiente”. Los dos primeros tipos se clasificaron a su vez en cuatro categorías de calidad, de excelente a pobre. Por ejemplo, los casos considerados excelentes típicamente implicaban a testigos experimentados, como pilotos comerciales o personal militar entrenado, o múltiples testigos, corroborando las afirmaciones con pruebas, como detecciones de radar, fotografías u otro tipo de material tangible. Para que un caso pasara a ser considerado “explicable”, era necesario sólo que dos analistas por separado tuvieron que estar de acuerdo sobre la solución. Sin embargo, para que un caso fuera “desconocido”, se necesitaban cuatro analistas que estuvieran de acuerdo. De este modo, el criterio para un “inexplicable” era bastante riguroso.

Además, las observaciones fueron clasificadas mediante seis características diferentes – color, número, duración de la observación, resplandor, forma y velocidad – y luego estas características fueron ajustadas a los casos explicables e inexplicables para ver si hubiera una diferencia estadística significativa.

Los resultados principales del análisis estadístico eran:

  • Aproximadamente el 69% de los casos se encontraron explicables o identificables; un 9% carecía de información insuficiente. El 22% se consideraron “inexplicables”, algo por debajo del valor inicial del 28% de los estudios de las Fuerzas Aéreas, pero todavía una fracción muy significativa.
  • En la categoría de “explicables”, el 86% de los fenómenos eran debidos a aviones o globos, o tenían explicaciones astronómicas. Sólo el 1,5% de todos los casos eran psicológicos o casos “de chiflados”. Una categoría “mixta” comprendía el 8% de todos los casos e incluía posibles fraudes.
  • Cuanto más alta fuese la calidad del caso, más probabilidades tenía de ser clasificado como desconocido. El 35% de los casos excelentes fueron considerados “desconocidos”, mientras que sólo lo fueron el 18% de los casos más pobres. Este era el resultado de la antítesis predicha por los escépticos, que por lo general argumentaban que los “inexplicables” eran casos de menor calidad, al implicar testigos no fiables, que podrían ser solucionados si se dispusiera de mejor información.
  • En las seis características estudiadas, los casos “inexplicables” se diferenciaron de los “explicables” en un nivel estadísticamente insignificante: en cinco de las seis medidas las probabilidades de que fuese explicable o inexplicable se diferenciaban por casualidad en un 1 % o menos. Cuando las seis características se consideraron juntas, la probabilidad de que coincidiera en uno u otro tipo era de menos de 1 entre mil millones.

A pesar de esto, la conclusión del informe definitivo del Instituto Battelle declaró era “sumamente improbable que cualquiera de los informes de avistamientos de objetos no identificados represente acontecimientos tecnológicos fuera de la gama de conocimiento actual”. Algunos investigadores, incluyendo al Doctor Bruce Maccabee, quien repasó los datos en profundidad, han advertido que las conclusiones de los analistas estaban por lo general en desacuerdo con sus propios resultados estadísticos, mostrados en 240 dibujos, tablas, gráficos y mapas. Se dice que los analistas simplemente pudieron haber tenido problemas si hubieran acabado aceptando sus propios resultados, o quizás pudieron haber escrito las conclusiones para satisfacer el nuevo clima político dentro de Libro Azul después del comité Robertson.

Cuando las Fuerzas Aéreas finalmente hicieron público el informe especial nº 14 en octubre de 1955, se dijo que dicho informe había demostrado científicamente que los ovnis no existían. Los críticos de esta reclamación responden que el informe en realidad demostró que el número de “inexplicables” era claramente diferente al de “explicables” en un muy alto nivel de importancia estadístico. Las Fuerzas Aéreas también aseguraron, de forma incorrecta, que sólo el 3% de los casos estudiados eran desconocidos, en vez del 22% real. Incluso afirmaron que el 3% restante probablemente desaparecería si se pudiera disponer de más datos. Los críticos contestan sobre esto que no se hizo caso del hecho que los analistas ya habían agrupado tales casos en la categoría de “información insuficiente”, mientras que tanto los considerados “explicables” como los “inexplicables” tenían la información suficiente para hacer una determinación. También los “inexplicables” tendían a representar los casos de calidad más altos, en los que se tenía la mejor información y testimonios.

Conclusiones oficiales del Proyecto Libro Azul

El Proyecto Libro Azul declaró que las observaciones de ovnis fueron generadas debido a:

  • Histeria de masas.
  • Individuos que inventan casos fraudulentos para buscar publicidad.
  • Personas con psicopatologías.
  • Malinterpretación de varios objetos convencionales.

Desde abril de 2003, la USAF ha indicado públicamente que no hay ningún proyecto inmediato para restablecer algún programa de estudio ufológico oficial del gobierno.

Nótese que estas conclusiones oficiales de las Fuerzas Aéreas contradicen las que obtuvo su propio comisionado en el Informe Especial nº 14 de Libro Azul. Los factores psicológicos y los fraudes en realidad constituyeron menos del 10% de todos los casos y el 22% de todas las observaciones. Los mejores casos, permanecieron no resueltos.

Postura oficial de la USAF acerca de los ovnis

Entre 1947 y 1969, las Fuerzas Aéreas investigaron los ovnis bajo el Proyecto Libro Azul. El proyecto, con la sede en la base aérea Wright-Patterson, Ohio, finalizó el 17 de diciembre de 1969. De las 12.618 observaciones catalogadas por el Proyecto Libro Azul, 701 permanecieron como “inexplicables”.

La decisión de interrumpir las investigaciones ovni se basó en varios factores, como la evaluación de un informe redactado por la Universidad de Colorado titulado “El estudio científico de los ovnis”, la revisión de este informe por parte de la Academia Nacional de Ciencias, los casos ovni previamente estudiados y la experiencia de las Fuerzas Aéreas, que investigó informes ovni entre 1940 y 1969.

Como consecuencia de estas investigaciones, estudios y experiencias, las conclusiones del Proyecto Libro Azul eran:

  • 1) Ningún ovni sobre el cual hayan investigado las Fuerzas Aéreas ha supuesto ningún tipo de amenaza a la seguridad nacional.
  • 2) Las Fuerzas Aéreas no han encontrado ninguna prueba de que las observaciones clasificadas como “no identificadas” representen objetos o principios tecnológicos que vayan más allá de los conocimientos científicos de la época.
  • 3) No ha habido ninguna prueba que indique que las observaciones clasificadas como “no identificadas” fueran vehículos extraterrestres.

Con la conclusión del Proyecto Libro Azul, el establecimiento de la regulación de Fuerzas Aéreas y el control del programa para investigar y analizar ovnis fueron rescindidos. La documentación en cuanto a la antigua investigación de Libro Azul fue transferida a la Rama Moderna Militar, a los Archivos Nacionales y al Servicio de Registros, y está disponible para la revisión y el análisis públicos.

Desde la finalización del Proyecto Libro Azul, no ha ocurrido nada que pudiera apoyar una reanudación de las investigaciones ufológicas por parte de las Fuerzas Aéreas. Considerando el escenario actual, en el que los presupuestos de defensa disminuyen regularmente, es improbable que las Fuerzas Aéreas se metan de lleno en un proyecto tan costoso a corto plazo.

Hay un número significativo de universidades y organizaciones científicas que han analizado fenómenos ovni durante reuniones periódicas y seminarios. El interés y la revisión oportuna de informes ufológicos por parte de grupos privados asegura que las pruebas auténticas no sean pasadas por alto por la comunidad científica.

Crítica

Las conclusiones de Libro Azul no fueron aceptadas por todo el mundo, sin embargo los críticos – incluyendo a algunos científicos – sugirieron que el Proyecto Libro Azul trabajó de una forma muy cuestionable o, peor aún, fue una simple tapadera.

Por ejemplo, hay muchos informes ufológicos, sobre todo nocturnos, referentes al medio oeste y al sudeste de Estados Unidos en el verano de 1965: algunos testigos en Texas afirmaron que habían divisado “luces multicolores” y enormes objetos aéreos con forma de huevos o diamantes. La Oklahoma Highway Patrol divulgó que desde la base aérea de Hojalatero (cerca de Oklahoma City) se habían rastreado hasta cuatro ovnis simultáneamente, y que varios de ellos había descendido muy rápidamente: de aproximadamente 8.000 metros a unos 2.500 en apenas unos segundos; algo claramente que más allá de las capacidades de un avión convencional. John Shockley, un meteorólogo de WichitaKansas, divulgó que, usando el radar del servicio meteorológico estatal, rastreó algunos objetos aéreos que volaban en altitudes entre aproximadamente 2.000 y 3.000 metros. Éstos y otros informes recibieron una amplia publicidad.

El Proyecto Libro Azul determinó oficialmente que lo que los testigos vieron en realidad no era más que el planeta Júpiter o algunas estrellas brillantes.

La explicación de Libro Azul fue extensamente criticada como inexacto. Robert Riser, director del Planetario de la Fundación de la Ciencia y el Arte de Oklahoma, rebatió duramente la explicación de Libro Azul. Su réplica fue muy difundida: “está tan lejos de la realidad como usted pueda imaginar. Estas estrellas y planetas están sobre el lado opuesto de la tierra vistos desde Oklahoma City en esta época del año. Las Fuerzas Aéreas deben haber tenido sus aparatos astronómicos al revés en agosto”.

Un editorial del periódico Richmond News Leader opinó que “los intentos de desacreditar las observaciones relatadas conforme a la exposición razonada del Proyecto Libro Azul (sic) no resolverán el misterio… y sólo servirán para aumentar la sospecha de que hay algo ahí que las Fuerzas Aéreas no quieren que nosotros sepamos”, mientras que un reportero de la agencia Witchita escribió (en un breve editorial aparte) que “un radar ordinario no puede detectar planetas y estrellas”.

Otro caso que los críticos de Libro Azul ensalzaron ocurrió sobre las 5 de la madrugada cerca de RavennaOhio, el 17 de abril de 1966. Los agentes de policía Dale Spaur y Wilbur Neff vieron un objeto plateado discoidal con una brillante luz que emanaba de su parte inferior, a unos 300 metros de altura. Empezaron a seguir al objeto (que a veces descendía a unos 150 metros). Otros agentes de condados cercanos se implicaron también en la persecución, que acabó una hora después cerca de FreedomPennsylvania, a unos 50 km de distancia.

Este caso llegó a los medios nacionales, y la policía entregó informes detallados a Libro Azul. Cinco días después, sin haber entrevistado a la media docena de agentes que participaron, y a otros testigos, el director de Libro Azul, Héctor Quintanilla, anunció sus conclusiones: los agentes (uno de los cuales participó con las Fuerzas Aéreas en la Guerra de Corea) habían seguido un satélite de telecomunicaciones, y después al planeta Venus.

Esta conclusión fue rotundamente rechazada por la policía. En su contrainforme, Hynek calificó las conclusiones de Libro Azul como absurdas, dado que en sus informes, algunos de los agentes habían descrito la luna, Venus y el ovni: habían notado que aquella madrugada había una “estrella” muy brillante cerca de la luna. Se trataba de Venus. Un congresista por Ohio, William Stanton, dijo que “las Fuerzas Aéreas han perdido gran parte de su prestigio en esta comunidad… cuando la gente confía en la administración y ésta no dice la verdad, se pierde esa confianza”.

La crítica de Hynek

Después de lo que él describió como un comienzo prometedor para la investigación, Hynek estaba cada vez más desencantado con Libro Azul durante su participación en el proyecto, lanzando acusaciones de indiferencia, de incompetencia y de investigación mal hecha por parte del personal de las Fuerzas Aéreas.

Hynek escribió que durante la permanencia del comandante de las Fuerzas Aéreas Héctor Quintanilla como director de Libro Azul, “la bandera de las tonterías y el sinsentido ondulaba en el punto más alto de su mástil”. Hynek divulgó que el sargento David Moody – uno de los subordinados de Quintanilla – “aplicó el método de la convicción antes de la prueba. Cualquier cosa que no entendiera o no le gustara, la ponía inmediatamente en la categoría de sucesos psicológicos. Era un sabelotodo”.

Hynek relató sus amargas diferencias con Moody cuando éste rechazó investigar las observaciones ovni a fondo, describiendo Moody como “el maestro del posible: el posible globo, el posible avión, los posibles pájaros… Por eso he discutido violentamente con él repetidas veces”…

El Fenómeno FooFighter

Foo Fighters es una banda de origen estadounidense creada en el año 1995 por Dave Grohl, ex-batería de Nirvana y Scream.

La banda ha conseguido varios reconocimientos y ha marcado éxitos alrededor del mundo, tales como “Big Me“, “This is a Call“, “Everlong“, “Monkey Wrench“, “Learn to Fly“, “All My Life“, “Times Like These“, “Best of You“, “D.O.A.“, “No Way Back“, “The Pretender“, que alcanzó el puesto número uno en los Hot Modern Rock Tracks el sábado 1 de septiembre del 2007 y se mantuvo así durante dieciocho semanas consecutivas.

Al parecer su nombre fue obtenido de un fenómeno que pilotos británicos, americanos , japoneses y alemanes presenciaron al tripular sus naves en la segunda guerra mundial.

Los “foo fighters” fueron observados por pilotos militares británicos, norteamericanos, alemanes y japoneses. Los pilotos aliados inicialmente pensaron que podía tratarse de algún arma secreta de los Nazis, sin embargo los dirigentes nazis pensaban que era un arma secreta de los aliados.

Estos eran descritos como esferas de apariencia metálica o bolas luminosas, que aparecían individualmente o en grupos. Aunque muchas veces perseguían o acompañaban a los aviones militares, no existe constancia de que algún foo fighter haya intentado algún tipo de ataque o interacción. Se caracterizaban por su alta velocidad y maniobrabilidad más allá de las posibilidades desarrolladas en la época; los relatos indican que podían acelerar o decelerar instantáneamente, o flotar estacionarios.

Los primeros informes surgieron en 1941, por parte de pilotos británicos; los norteamericanos, luego de varios avistamientos ocasionales, empezaron a reportarlos regularmente a partir de la entrada en servicio de los cazas nocturnos P-61 “Black Widow”. Se cree que los pilotos de estos aviones fueron quienes les dieron el apodo definitivo de “foo fighters”.

La Segunda Guerra Mundial fue escenario de una serie de avistamientos desconocidos para los pilotos de esa epoca. Sólo unos años antes de que Kenneth Arnold tuvo su avistamiento histórico de objetos voladores desconocidos que se les llamó; platillos voladores por un reportero de noticias en 1947, otro fenómeno desconcertante aún para los investigadores.

Durante el fuego de la Segunda Guerra Mundial las batallas en el cielo entre los pilotos americanos y alemanes que estaban experimentando los “foo-fighters”. Estas manchas extrañas volando en forma de luz se convirtieron en un elemento muy temido de los estadounidenses, alemanes, y los pilotos británicos, como aparecían sin previo aviso muchas veces complicaban una situación ya de por si difícil. Incluso los intentos de algunos pilotos de EE.UU. para rastrearlos y perseguirlos fueron en vano, ya que volaban a través de ellas como si fueran simplemente un espejismo. Varias teorías fueron ofrecidas acerca de lo que eran estos pequeños y extraños, objetos voladores.

Irónicamente, todos los pilotos consideraron que los “Foo Fighters” eran un producto secreto del otro lado, ya sea un tipo de dispositivo de radar de reflexión o alguna otra arma secreta con la posibilidad de contactar un avión enemigo. Aun con la evidencia que tenemos, no hay un caso documentado daño efectuado por alguno de los “Foo Fighters”, aunque hubo informes de los pilotos de retirada de una misión a causa de ellos. El término “foo combate”-(Foo Fighters) en sí es un enigma, que se atribuyen a diversas fuentes, pero probablemente se inició con una tira cómica llamada “Smokey Stover”, que era un bombero, que decia a menudo, Donde hay “foo” hay fuego. “FOO” fue una palabra francesa para el fuego, o feuer, la palabra alemana para el mismo. Es muy interesante observar que en el comité Robertson figuran varios incidentes de combate foo en sus investigaciones, pero afirmó también el por lo menos algunos de ellos fueron un objeto metálico con forma de disco. En pocas palabras, esto significa que algunos de los informes de los pilotos aliados se estaban refiriendo a lo que sería llamado más tarde ovnis.

Hay varias teorías que intentaron explicar los foo fighters; la más aceptada es que las luces eran descargas de rayos globulares, un fenómeno que la ciencia aún no ha explicado adecuadamente. Después de la Guerra, diversas observaciones de este tipo pasaron a describirse con términos más neutros como OVNI.

  • El fenómeno podría estar basado en la mala interpretación del procedimiento estándar de la Luftwaffe según el cual ciertas baterías antiaéreas cercanas a los campos de aviación alemanes disparaban por las noches llamaradas coloreadas a intervalos regulares, para facilitar la navegación visual.
  • Los defensores de la hipótesis extraterrestre han sugerido que los Foo Fighters son pruebas de extraterrestres que visitan la Tierra.
  • También se ha sugerido que el foo fighter era un avión secreto de la Luftwaffe en forma de disco, apodado el “feuerfighter” por los alemanes, pero como este nombre hipotético es una mezcla de alemán e inglés, y como no se ha encontrado evidencia de un avión semejante, esta explicación es probablemente una leyenda urbana.
  • De la misma manera, la sugerencia de que algunas observaciones nocturnas de Foo Fighters hayan sido en realidad observaciones del Messerschmitt Me 163 alemán (avión cohete Komet) no tiene sentido: el Me 163 era completamente inadecuado para operaciones nocturnas ya que sólo tenía combustible para pocos minutos (totalmente insuficiente para entrar en contacto con un enemigo de noche), no llevaba ningún radar de interceptación aerotransportado, y carecía de todo el equipo de vuelo nocturno que habría sido vital para hacer sus característicos aterrizajes nocturnos.
  • Se ha sugerido como explicación que pudiera tratarse de un tipo de descarga eléctrica de las alas de los aeroplanos (semejante al Fuego de San Telmo).
  • Objetos brillantes en el suelo pueden producir múltiples reflexiones internas en el plástico curvo de la carlinga de un avión, y percibirse por lo tanto como imágenes sobre el horizonte, un fenómeno que ha sido identificado como la explicación de ciertos avistamientos de ovnis desde los aviones.

Leer Mas: http://www.denunciando.com/enigmas-y-misterios-26/508217-foo-fighter-s-segunda-guerra-mundial.html#ixzz1V1einP4Y

%d bloggers like this: