Category: Energia


Vivimos en un holodeck?

Si alguien me dijera que los alemanes tienen un interferómetro láser de 600 metros de longitud escondido en alguna parte de la campiña al sur de Hannover, probablemente me asustaría un poco. Sobretodo porque no sé que diablos es un interferómetro láser, pero es un nombre inquietante (más aún uno de 600 metros de largo).

Desde luego, exagero. Sé lo que es un interferómetro láser, lo que no sé es cómo funciona. Pero el punto es que el mundo a nuestro alrededor está lleno de cosas enormes, brutalmente ingeniosas e incluso absurdas, moviéndose de formas extrañas y peleándose a muerte con interrogantes científico-filosóficas sin que nos demos cuenta.

El proyecto GEO600 es un experimento británico-alemán (hablando de asociaciones improbables) cuyo propósito es la detección de ondas gravitacionales (pliegues en el espacio-tiempo causados por objetos astronómicos super-densos como los agujeros negros y las estrellas de neutrones). El GEO600 no es ni el más grande ni el más reciente detector construido (USA tiene dos, y en Europa hay otro en Italia, por ejemplo), pero es con mucho el más sensible.

Durante los últimos 7 años, este primo lejano del oloroscopio ha estado olfateando el espacio profundo sin detectar una sola onda gravitacional. Sin embargo, puede que inadvertidamente haya realizado el descubrimiento físico más importante de las últimas décadas, según el artículo “Our world may be a giant hologram“, publicado por New Scientist, y cuya traducción absolutamente libre va a continuación.

Nuestro mundo podría ser un gigantesco holograma

Por muchos meses los miembros del equipo GEO600 se han estado rascando la cabeza intentando dar con una solución al ruido de fondo que contamina todas sus observaciones. Tal vez seguirían así si no fuera por Craig Hogan, un físico del Fermilab que había predicho la existencia de este molesto ruido antes incluso de saber que estaba siendo detectado por el equipo teutón. Según Hogan, el GEO600 se ha topado con el límite fundamental del espacio-tiempo, el punto en el que el espacio-tiempo deja de comportarse como el fluido continuo descrito por Einstein para disgregarse en “granos”, del mismo modo que una fotografía en el periódico se disuelve en puntos a medida que acercamos la vista.

La idea de que vivimos en un holograma probablemente suena absurda, pero es una extensión natural de nuestra comprensión de los agujeros negros, y tiene una base teórica bastante firme. Los hologramas que encontramos en las tarjetas de crédito, por ejemplo, están grabados en láminas plásticas bidimensionales. Cuando la luz rebota en ellos, recrea la apariencia de una imagen en 3D. En los 90′s, los físicos Leonard Susskind y Gerard’t Hooft sugirieron que el mismo principio podría aplicarse al universo como un todo. Nuestra experiencia diaria podría muy bien ser una proyección holográfica de procesos ocurriendo en una distante superficie en 2D (¿como la Matrix de Flatland, me pregunto?).

Por supuesto, no es una idea fácil de aceptar. Es difícil creer que las cosas que hacemos son causadas por acontecimientos en las fronteras del universo. Nadie sabe realmente qué implicaría que viviéramos en un holograma, pero aun así los científicos tienen buenas razones para pensar que muchos de los aspectos del principio holográfico son ciertos.

La sorprendente idea de Susskind y ‘t Hooft fue motivada por el trabajo de Jacob Bekenstein, de la Universidad Hebrea de Jerusalem, y Stephen Hawking, de la Universidad de Cambridge, sobre los agujeros negros. A mediados de los 70′s, Hawking demostró que los agujeros negros emiten radiación, lo que causa su eventual desaparición. El problema es que la radiación descrita por Hawking no conlleva ninguna información sobre lo que sucede dentro del agujero. Cuando el agujero mismo se desvanece, toda la información sobre la estrella que colapsó en primer lugar se ha esfumado igualmente, lo que contradice el principio de que la información no puede ser destruida (a menos que trabajes para la CIA). Esto es lo que se conoce como la paradoja de la información de agujeros negros.

El trabajo de Bekenstein dio algunas pistas al respecto. Bekenstein descubrió que la entropía de un agujero negro (AN de aquí en adelante), que es lo mismo que su contenido de información, es proporcional a la superficie de su horizonte de eventos (la superficie teórica que oculta el AN y marca el punto de no retorno de cualquier materia o luz que cae en él). Desde entonces, los físicos han demostrado que ondas cuánticas microscópicas en el horizonte de eventos pueden codificar la información que hay dentro del AN, de tal forma que no existe esa misteriosa pérdida de datos cuando el AN se evapora.

De lo que se deduce que la información 3D sobre una estrella precursora puede ser completamente codificada en el horizonte 2D del agujero negro subsiguiente.

Susskind y ‘t Hooft extrapolaron esta idea al universo completo sobre la base de que el cosmos también posee un horizonte… la línea desde la cual la luz no ha tenido tiempo de alcanzarnos en el lapso de 13.700 millones de años de vida del universo. Lo que es más, el trabajo de varios estudiosos de la teoría de cuerdas, notablemente Juan Maldacena del Institute for Advanced Study en Princeton, ha confirmado que la idea está bien encaminada. Maldacena mostró que la física en el interior de un universo hipotético de 5 dimensiones y con la forma de un tubo es idéntica a la física de un universo tetradimensional, como el nuestro.

Por mucho tiempo, los físicos teóricos han creido que los efectos cuánticos causan fuertes convulsiones en las escalas más diminutas del espacio-tiempo. A este aumento, el tejido del espacio-tiempo se vuelve granuloso y está básicamente compuesto de unidades individuales ínfimas (como los píxeles que componen una pantalla), pero cien billones de veces más pequeñas que un protón. Esta distancia (10E-35 mts) se conoce como la longitud de Planck, y se encuentra más allá del alcance de cualquier experimento concebible, así que nadie se había atrevido a soñar que la granulosidad del espacio-tiempo podría ser discernible… al menos, no hasta que Hogan comprendió que el principio holográfico lo cambia todo. Si el espacio-tiempo es un holograma granuloso, entonces se puede pensar en el universo como una esfera cuya superficie externa está parcelada en pequeños cuadrados de aristas de 10E-35 metros, cada uno conteniendo un pedazo de información. El principio holográfico establece que la cantidad de información en el empapelado exterior debe coincidir con el número de “pedazos” contenidos en el volumen del universo. Puesto que el volumen del universo esférico es mucho mayor que su superficie externa, ¿cómo puede ser cierto esto?

Hogan entendió que para poder tener el mismo número de trozos de información tanto en el interior como en los límites del universo, el mundo adentro debe estar formado por granos mayores que la longitud de Planck. “O, para decirlo de otro modo, un universo holográfico es borroso”, dice Hogan.

Esto son buenas noticias para cualquiera que intente investigar la unidad más pequeña del espacio-tiempo. Porque mientras la longitud de Planck es demasiado pequeña para ser detectada experimentalmente, la “proyección” holográfica de esa granulosidad podría ser mucho, mucho más grande, de alrededor de 10E-16 metros. “Si vivieras en un holograma, podrías saberlo midiendo la borrosidad“, dice el físico.

Cuando Hogan se dio cuenta de esto por primera vez, se preguntó si algún experimento sería capaz de detectar la borrosidad (blurring) holográfica del espacio-tiempo. Ahí es donde entra el GEO600.

Los detectores de ondas gravitacionales como el GEO600 son esencialmente reglas fantásticamente sensibles. La idea es que si una onda gravitacional pasa a través del GEO600, estirará el espacio en una dirección y lo comprimirá en otra. Para medir esto, el equipo GEO600 dispara un único láser a través de un espejo semiplateado que divide la luz en dos haces, los cuales recorren los dos brazos perpendiculares del instrumento y rebotan de vuelta. Los rayos de luz que regresan se unen en el beam splitter (divisor del haz) y crean un patrón de interferencia según las ondas de luz se cancelen o se refuercen mutuamente. Cualquier cambio en la posición de las regiones de luz y oscuridad resultantes permite saber cómo ha cambiado la longitud relativa de los brazos, a niveles inferiores al diamétro de un protón.

Entonces, ¿serían capaces de detectar una proyección holográfica de un espacio-tiempo granular? De los cinco detectores de ondas gravitacionales que hay en el mundo, Hogan se dio cuenta de que el GEO600 debía ser el más sensible para lo que tenía en mente. Predijo que si el beam splitter es abofeteado por las convulsiones cuánticas del espacio-tiempo, esto se trasladará a los resultados de las mediciones (Physical Review D, vol 77, p 104031), explicando el molesto ruido que tenía locos a todos.

Hogan envió sus predicciones al equipo del GEO600, y se sorprendió cuando éstos le informaron del extraño e inesperado ruido. Karsten Danzmann, del Instituto Max Planck para la Física Gravitacional en Potsdam, y uno de los principales investigadores de GEO600, admite que el ruido excesivo, con frecuencias entre 300 y 1500 Hz, había estado molestado al grupo por mucho tiempo. Le mandó a Hogan un gráfico del ruido, que coincidía exactamente con las predicciones de éste.

Nadie (ni siquiera Hogan) ha afirmado todavía que GEO600 haya encontrado evidencias de que vivimos en un universo holográfico. Aún es demasiado pronto para decirlo, y la fuente del ruido podría terminar siendo tan mundana como un montón de gente practicando step en un gimnasio cercano.

Los detectores de ondas gravitacionales son extremadamente sensibles, y quienes trabajan en ellos deben ser más cuidadosos de lo normal para eliminar el ruido. Deben preocuparse de las nubes, el tráfico distante, los temblores y otro montón de variables. Por el momento, no existen candidatos claros que expliquen el ruido experimentado, lo que, confiesa Danzmann, no es agradable, pero tampoco muy preocupante.

Si GEO600 ha descubierto realmente ruido holográfico causado por las convulsiones del espacio-tiempo (¡OMFG el universo es epiléptico!), los investigadores de ondas gravitacionales se enfrentan a un arma de doble filo. Por un lado, el ruido afectará sus intentos de detectar las ondas; por el otro, podría representar un descubrimiento mucho más importante.

Una situación que tiene precedentes en la física. Los detectores gigantes construidos para buscar una forma hipotética de radiación en la que los protones se desintegran nunca hallaron tal cosa. En vez de eso, descubrieron que los neutrinos pueden cambiar de un tipo a otro, algo discutiblemente más relevante porque nos podría decir cómo es que el universo terminó lleno de materia y no antimateria (New Scientist, 12 April 2008, p 26).

Sería irónico que un instrumento creado para detectar algo tan vasto como las fuentes astrofísicas de las ondas gravitacionales hubiera detectado inadvertidamente la minúscula granulosidad del espacio-tiempo.

Claro que todo esto es más una idea que una teoría propiamente tal, dice Danzmann, algo más cauto frente al optimismo de Hogan. “Esperemos y veamos”, aconseja Danzmann, “como poco, es un año demasiado pronto para excitarse al respecto”.

Mientras más le tome al puzzle ser resuelto, sin embargo, más fuerte será la motivación para construir un instrumento dedicado exclusivamente a rastrear el ruido holográfico. John Cramer de la Universidad de Washington (Seattle) concuerda. Sería un fabuloso “accidente” que las predicciones de Hogan estuviesen relacionadas con el experimento GEO600, dice. “Parece claro que se podrían montar experimentos mucho mejores si estuvieran específicamente enfocados en medir y caracterizar el ruido holográfico”. Una posibilidad, de acuerdo a Hogan, sería emplear un interferómetro de átomos. Éstos operan bajo el mismo principio que los detectores láser, pero utilizan rayos de átomos ultrafríos en lugar de rayos de luz. Puesto que los átomos se pueden comportar como ondas con una longitud de onda mucho menor que la de la luz, los instrumentos son mucho más pequeños y baratos que sus contrapartes detectoras de ondas gravitacionales.

Bueno, ¿y que significaría que realmente se haya encontrado ruido holográfico? Cramer lo relaciona con el descubrimiento de ruido inesperado por una antena en los Laboratorios Bell, en 1964. El ruido resultó ser la microonda cósmica de fondo, el resplandor de las brasas del Big Bang. “No sólo dio el Premio Nóbel a Arno Penzias y Robert Wilson, sino que confirmó la teoría del Big Bang y abrió un nuevo campo completo de la cosmología”, dice Cramer.

Más importante aún, la confirmación del principio holográfico constituiría una gran ayuda para aquellos investigadores que tratan de unificar la mecánica cuántica y la teoría gravitacional de Einstein, y que hoy en día tienen sus esperanzas puestas en la teoría de cuerdas.

Hogan concuerda en que si el principio holográfico es confirmado, descartaría todas las aproximaciones a la gravedad cuántica que no lo incorporan. De forma opuesta, sería un potente impulso para aquéllas que sí lo hacen.

“Básicamente, puede que hayamos encontrado la primera indicación de cómo el espacio-tiempo emerge de la teoría cuántica”, declara Hogan, soñando (seguro) con cierta Academia Sueca.

Fuente:  http://www.tauzero.org/2009/01/vivimos-en-un-holodeck/



Energía mareomotriz

La energía es la mayor o menor capacidad de realizar un trabajo o producir un efecto en forma de movimiento, luz, calor, etc. Es la capacidad para producir transformaciones.

Con un promedio de 4 Km. De profundidad, mares y océanos cubren las tres cuartas partes de la superficie de nuestro planeta. Constituyen un enorme depósito de energía siempre en movimiento. En la superficie los vientos provocan las olas que pueden alcanzar hasta 12 metros de altura, 20 metros debajo de la superficie, las diferencias de temperatura (que pueden variar de -2º C a 25º C) engendran corrientes; por último, tanto en la superficie como en el fondo, la conjugación de las atracciones solar y lunar.

Las mareas, es decir, el movimiento de las aguas del mar, producen una energía que se transforma en electricidad en las centrales mareomotrices. Se aprovecha la energía liberada por el agua de mar en sus movimientos de ascenso y descenso de las mareas (flujo y reflujo). Ésta es una de las nuevas formas de producir energía eléctrica.

El sistema consiste en aprisionar el agua en el momento de la alta marea y liberarla, obligándola a pasar por las turbinas durante la bajamar. Cuando la marea sube, el nivel del mar es superior al del agua del interior de la ría. Abriendo las compuertas, el agua pasa de un lado a otro del dique, y sus movimientos hacen que también se muevan las turbinas de unos generadores de corrientes situados junto a los conductos por los que circula el agua. Cuando por el contrario, la marea baja, el nivel del mar es inferior al de la ría, porque el movimiento del agua es en sentido contrario que el anterior, pero tamben se aprovecha para producir electricidad.
La energía gravitatoria terrestre y lunar, la energía solar y la eólica dan lugar, respectivamente, a tres manifestaciones de la energía del mar: mareas, gradientes térmicos y olas. De ella se podrá extraer energía mediante los dispositivos adecuados.

La energía de las mareas o mareomotriz se aprovecha embalsando agua del mar en ensenadas naturales y haciéndola pasar a través de turbinas hidráulicas.

La leve diferencia de temperaturas llega entre la superficie y las profundidades del mar (gradiente término), constituye una fuente de energía llamada mareomotérmica.

La energía de las olas es producida por los vientos y resulta muy irregular. Ello ha llevado a la construcción de múltiples tipos de máquinas para hacer posible su aprovechamiento.

Las tres categorías de movimientos de las aguas del mar

Debido a las acciones conjuntas del Sol y la Luna se producen tres tipos de alteraciones en la superficie del mar:

– Las corrientes marinas
– Las ondas y las olas
– Las mareas

Las corrientes marinas son grandes masas de agua que, como consecuencia de su Calentamiento por la acción directa y exclusiva del Sol, se desplazan horizontalmente; son, pues, verdaderos ríos salados que recorren la superficie de los océanos.

En su formación influye también la salinidad de las aguas. La anchura y profundidad de las corrientes marinas son, a veces considerables, ésta última alcanza en algunos casos centenares de metros. El sentido en el que avanzan es diferente en los hemisferios, boreal y austral. Algunas corrientes pasan de uno a otro hemisferio, otras se originan, avanzan, se mueven y se diluyen o mueren en el mismo hemisferio en el que nacen.

Las trayectorias de tales corrientes son constantes, y ésta circunstancia es la que aprovechó el hombre durante la larga época de la navegación a vela; fue la primera y única utilización de la fuerza de las corrientes marinas.

El conocimiento de las corrientes marinas, de su amplitud, sentido, velocidad, etc., tiene una importancia considerable para los navegantes. Una de sus acciones es desviar de su ruta a los buques que penetran en ellas; favorecen o entorpecen la navegación según el sentido en que se la recorra. La gran corriente caliente del Golfo, la cual se dirige desde el Golfo de Mexico a las costas occidentales de Europa, no solo dulcifica el clima de éstas por sus temperaturas, sino que facilita además la travesía del Atlántico a los buques que se dirigen de Oeste a Este.

Ningún otro efecto favorable ha podido obtener el hombre de la enorme energía cinética de las corrientes marinas. Pero los resultados y ventajas de otro orden (climáticas, antropogeográficas, económicas, etc.) son incalculables.

Aprovechamiento de la energía de las ondas y las olas

Ya se ha dicho que los vientos imprimen a las capas superficiales del mar movimientos ondulatorios de dos clases: las ondas y las olas.

Las primeras se pueden observar en el mar, incluso en ausencia del viento; son masas de agua que avanzan y se propagan en la superficie en forma de ondulaciones cilíndricas. Es bastante raro ver una onda marina aislada; generalmente se suceden varias y aparecen en la superficie ondulaciones paralelas y separadas por intervalos regulares. Cuando una barca sube sobre la cresta de la onda perpendicularmente a ella, la proa se eleva, y cuando desciende sobre el lomo, la proa se hunde en el agua. Es el característico cabeceo.

Los elementos de una onda son: su longitud, esto es, la distancia entre dos crestas consecutivas; la amplitud o distancia vertical entre una cresta y un valle; el período, estro es el tiempo que se separa el paso de dos crestas consecutivas por delante en un punto fijo; y la velocidad.

El movimiento de las ondas en el mar se puede comparar con el de un campo de trigo bajo la acción del viento. Las espigas se inclinan en el sentido del viento, se enderezan y se vuelven a inclinar; de modo análogo, por la acción de la onda, una vena fluida y vertical, se contrae y se engruesa en el movimiento momento que se forma el valle, en tanto que se adelgaza y alarga en correspondencia con la fase de cresta o elevación. Parece, pues, que oscila a un lado y otro en un punto fijo, amortiguándose rápidamente este movimiento oscilatorio que se profundiza en el mar.

La energía que desarrollan las ondas es enorme y proporcional a las masas de aguas que oscilan y a la amplitud de oscilación. Esta energía se descompone en dos partes, las cuales, prácticamente, son iguales: una energía potencial, la cual provoca la deformación de la superficie del mar, y una energía cinética o de movimiento, debida al desplazamiento de las partículas; en suma, de la masa de agua.

Si la profundidad es pequeña, la energía cinética es transportada con una velocidad que depende de determinadas características de la onda. Se ha calculado que una onda de 7,50 metros de altura sobre el nivel de las aguas tranquilas y de 150 metros de longitud de onda, propagándose con una velocidad de 15 metros por segundo, desarrolla una potencia de 700 caballos de vapor por metro lineal de cresta; según esto, una onda de las mismas características que tuviese 1Km. De ancho desarrollaría la considerable potencia de 700.000 caballos de vapor. Esto explica los desastrosos efectos que producen las tempestades marinas.

Las ondas marinas se forman únicamente en puntos determinados de nuestro planeta y desde ellos se propagan radialmente. Por su importancia mencionaremos uno: el área de las islas de Azores, situadas casi frente la Estrecho de Gibraltar y a unos 1800 Km. Al Oeste de él, centro de un área ciclónica casi permanente. Las grandes ondas marinas que se forman en las islas mencionadas, recrecidas por el empuje de los fuertes vientos aumentan considerablemente su altura, masa y velocidad del avance.
Ello explica los efectos que producen cuando se abaten contra algunas costa de Europa.

Sencilla es la técnica utilizada para captar la energía desarrolladas por las ondas marinas en sus oscilaciones verticales. Basta para ello disponer de varios flotadores provistos de un vástago que se desliza a lo largo de unas guías y cuyos movimientos verticales se transmiten mediante el vástago a generadores eléctricos. La realización práctica de este tipo de máquina es, sin embargo, muy difícil, pues, a la corta o a la larga, estas máquinas acaban por ser destruidas por el exceso de la potencia que deben captar.

El ingeniero Cattaneo de Veltri ideó un dispositivo, que instaló al pie del promontorio rocoso en el cual se asienta la cuidad de Mónaco y con el fin de proveer de agua marina al Museo Oceanográfico de dicha ciudad. Consiste en un pozo de cierto diámetro que comunica por su parte inferior con el mar. A lo largo de este pozo se mueve un pesado flotador guiado por unas barras de hierro empotradas en la pared de aquél flotador que desciende por el empuje vertical del agua del mar y conforme con las oscilaciones de la superficie de éste. Mediante palancas articuladas, el flotador transmitía su empuje a los vástagos de los émbolos de dos bombas hidráulicas aspirantes impelentes que elevaban el agua hasta el Museo Oceanográfico. Esta máquina, que funcionó una docena de años, acabó por ser destruida por las olas a pesar de su robustez y construcción sencilla. Su rendimiento era reducido y constituyo mas bien una curiosidad que un dispositivo realmente útil.

Las olas se forman en cualquier punto del mar por la acción del viento. En un día de calma, por la mañana, la superficie del mar está absolutamente tranquila. Pero cuando comienza soplar una brisa suave se forman en la superficie tranquila de las aguas pequeñas elevaciones, olas minúsculas: el mar se “riza”. A medida que aumenta la velocidad del viento, las olas crecen en altura y en masa mas rápidamente que la longitud, en profundidad, de la ola. Finalmente, cuando el viento sopla con violencia, las olas alcanzan tamaño gigantesco y por el impulso de aquél corren sobre la superficie marina a gran velocidad y descargan toda su potencia sobre los obstáculos que encuentran en su camino. Los efectos de estos choques son enormes y la cantidad de energía disipada en ellos es considerable.

Los efectos de tan tremendos choques se hacen visibles en puertos y escolleras; se citan casos en que bloques artificiales de cemento de más de dos o tres toneladas de peso han sido levantados de su asiento y lanzados a varios metros de distancia.

Se han proyectado numerosos aparatos y dispositivos para aprovechar la energía del oleaje, pero ninguno hasta hoy ha dado resultados prácticos. La energía de las olas es salvaje, difícil de domesticar. En 1929 se llevó a la practica el primer proyecto para utilizar la fuerza horizontal de las olas, empleándose para ello el rotor de Savonius, rueda formada por dos semicilindros asimétricos montados sobre un mismo chasis. El aparato funcionó por varios meses en Mónaco. La acción corrosiva del agua del mar lo inutilizó.

Éstas y otras técnicas se han aplicado a la utilización de la energía horizontal o de traslación de las ondas. La inconstancia de éstas limita, por una parte, su empleo.

El fracaso de los intentos reseñados y muchos otros llevados a cabo, parece querer demostrar que es vana la esperanza de aprovechar la energía de las ondas y las olas. Pero el hombre no se ha resignado a contemplar como se pierde tanta energía cinética, continua, eterna, que le ofrece la naturaleza gratuitamente; en vista del fracaso de la utilización de la energía de las ondas y las olas, los técnicos orientaron sus esfuerzos a utilizar la que se deriva de la variación del nivel del mar, esto es, la de las mareas y la del calor de las aguas marinas.

De los sistemas propuestos, para fijar la energía de las olas, se puede hacer una clasificación, los que se fijan en la plataforma continental y los flotantes, que se instalan en el mar.

Uno de los primeros fue el convertidor noruego Kvaerner, cuyo primer prototipo se construyó en Bergen en 1985. Consiste en un tubo hueco de hormigón, de diez metros de largo, dispuesto verticalmente en el hueco de un acantilado. Las olas penetran por la parte inferior del cilindro y desplazan hacia arriba la columna de aire, lo que impulsa una turbina instalada en el extremo superior del tubo. Esta central tiene una potencia de 500 KW y abastece a una aldea de 50 casas.

El pato de Salter, que consiste en un flotador alargado cuya sección tiene forma de pato. La parte más estrecha del flotador se enfrenta a la ola con el fin de absorber su movimiento lo mejor posible. Los flotadores giran bajo la acción de las olas alrededor de un eje cuyo movimiento de rotación acciona una bomba de aceite que se encarga de mover una turbina.

La dificultad que presenta este sistema es la generación de electricidad con los lentos movimientos que se producen.

Balsa de Cockerell, que consta de un conjunto de plataformas articuladas que reciben el impacto de las crestas de las olas. Las balsas ascienden y descienden impulsando un fluido hasta un motor que mueve un generador por medio de un sistema hidráulico instalado en cada articulación.

Rectificador de Russell, formado por módulos que se instalan en el fondo del mar, paralelos al avance de las olas. Cada módulo consta de dos cajas rectangulares, una encima de la otra. El agua pasa de la superior a la inferior a través de una turbina.

Aprovechamiento de la energía de las mareas

Las mareas son oscilaciones periódicas del nivel del mar. Es difícil darse cuenta de este fenómeno lejos de las costas, pero cerca de éstas se materializan, se hacen patentes por los vastos espacios que periódicamente el mar deja al descubierto y cubre de nuevo.

Este movimiento de ascenso y descenso de las aguas del mar se produce por las acciones atractivas del Sol y de la Luna. La subida de las aguas se denomina flujo, y el descenso reflujo, éste más breve en tiempo que el primero. Los momentos de máxima elevación del flujo se denomina pleamar y el de máximo reflujo bajamar.

La amplitud de mareas no es la misma en todos los lugares; nula en algunos mares interiores, como en el Mar Negro, entre Rusia y Turquía; de escaso valor en el Mediterráneo, en el que solo alcanza entre 20 y 40 centímetros, es igual débil en el océano Pacífico. Por el contrario, alcanza valor notable en determinadas zonas del océano Atlántico, en el cual se registran las mareas mayores. Así en la costa meridional Atlántica de la República Argentina, en la provincia de Santa Cruz, alcanza la amplitud de 11 metros, de tal modo que en Puerto Gallegos los buques quedan en seco durante la baja marea.

Pero aún la supera la marea en determinados lugares, tales como en las bahías de Fundy y Frobisher, en Canadá (13,6 metros), y en algunos rincones de las costas europeas de la Gran Bretaña, en el estuario del Servern (13,6 metros), y de Francia en las bahías de Mont-Saint-Michel (12,7 metros) y el estuario de Rance (13 metros, en la foto de la derecha).

Belidor, profesor en la escuela de Artillería de La Fère (Francia), fue el primero que estudió el problema del aprovechamiento de la energía cinética de las mareas, y previó un sistema que permitía un funcionamiento continuo de dicha energía, empleando para ello dos cuencas o receptáculos conjugados.

La utilización de las mareas como fuente de energía montaba varios siglos. Los ribereños de los ríos costeros ya habían observado corrientes que hacían girar las ruedas de sus molinos, que eran construidos a lo largo de las orillas de algunos ríos del oeste de Francia y otros países en los cuales las mareas vivas son de cierta intensidad. Aún pueden verse algunos de estos molinos en las costas normandas y bretonas francesas. Los progresos de la técnica provocaron el abandono de máquinas tan sencillas de rendimiento, hoy escaso.

Las ideas de Belidor fueron recogidas por otros ingenieros franceses que proyectaron una mareomotriz en el estuario de Avranches, al norte y a 25 Km. De Brest basándose en construir un fuerte dique que cerrase el estuario y utilizar la energía de caída de la marea media, calculando las turbinas para aprovechar una caída comprendida entre 0,5 y 5,6 metros. Los estudios para este proyecto estaban listos a fines de 1923, pero el proyecto fue abandonado.

Otros proyectos se estudiaron en EEUU para aprovechar la energía de las mareas en las bahías de Fundy y otras menores que se abren en ella, en las cuales las mareas ofrecen desniveles de hasta 16,6 metros. En la Cobscook se construyo una mareomotriz de rendimiento medio, lo cual duró durante pocos años, pues su rendimiento resultaba mas caro que las centrales termoeléctricas continentales.

Las teorías expuestas por Belidor en su Tratado de Arquitectura hidráulica (1927) quedaron en el aire; pero la idea de aprovechar la enorme energía de las mareas no fue jamás abandonada del todo; solo cuando la técnica avanzo lo suficiente, surgió un grupo de ingenieros que acometió el proyecto de resolver definitivamente el problema.

La primera tentativa seria para el aprovechamiento de la energía de las mareas se realiza actualmente en Francia, precisamente en el estuario de Rance, en las costas de Bretaña. Solo abarca 2.000 ha., pero reúne magnificas condiciones para el fin que se busca; el nivel entre las mareas alta y baja alcanza un máximo de 13,5 metros, una de las mayores del mundo. El volumen de agua que entrara en la instalación por segundo se calcula que en 20.000 m3. , cantidad muy superior a la que arroja al mar por segundo el Rin. Su coste será de miles de millones de francos; pero se calcula que rendirá anualmente mas de 800 millones de kv/h. Un poderoso dique artificial que cierra la entrada del estuario; una esclusa mantiene la comunicación de éste con el mar y asegura la navegación en su interior.

Todos los elementos de la estación mareomotriz – generadores eléctricos, máquinas auxiliares, las turbinas, los talleres de reparación, salas y habitaciones para el personal director y obreros-, todo está contenido, encerrado entre los muros del poderoso dique que cierra la entrada del estuario. Una ancha pista de cemento que corre a lo largo de todo él.

Energía térmica oceánica

La explotación de las diferencias de temperatura de los océanos ha sido propuesta multitud de veces, desde que d’Arsoval lo insinuara en el año 1881, pero el mas conocido pionero de esta técnica fue el científico francés Georgi Claudi, que invirtió toda su fortuna, obtenida por la invención del tubo de neón, en una central de conversión térmica.

La conversión de energía térmica oceánica es un método de convertir en energía útil la diferencia de temperatura entre el agua de la superficie y el agua que se encuentra a 100 m de profundidad. En las zonas tropicales esta diferencia varia entre 20 y 24º C. Para el aprovechamiento es suficiente una diferencia de 20º C.

Las ventajas de esta fuente de energía se asocian a que es un salto térmico permanente y benigno desde el punto de vista medioambiental. Puede tener ventajas secundarias, tales como alimentos y agua potable, debido a que el agua fría profunda es rica en sustancias nutritivas y sin agentes patógenos.

Las posibilidades de esta técnica se han potenciado debido a la transferencia de tecnología asociada a las explotaciones petrolíferas fuera de costa. El desarrollo tecnológico de instalación de plataformas profundas, la utilización de materiales compuestos y nuevas técnicas de unión harán posible el diseño de una plataforma, pero el máximo inconveniente es el económico.

Las posibilidades de futuro de la energía mareomotriz no son de consideración como fuentes eléctricas, por su baja rentabilidad y por la grave agresión que supondría para el medio ambiente. En Galicia, las estaciones de este tipo solo serian posible en la ría de Arousa (Pontevedra), y su construcción supondría la destrucción de gran parte de los recursos marisqueros de esta ría.

En algunas regiones costeras se dan unas mareas especialmente altas y bajas. En estos lugares se ha propuesto construir grandes represas costeras que permitirían generar energía eléctrica con grandes volúmenes de agua aunque con pequeñas diferencias de altura. Es como la energía hidráulica, pero su origen de atracción gravitacional del Sol y principalmente de la Luna, en vez del ciclo hidrológico. En México, en general, este recurso no es abundante.

La mayor central mareomotriz se encuentra en el estuario de Rance (Francia). Los primeros molinos de mareas aparecieron en Francia. Estos se instalaban en el centro de un dique que cerraba una ensenada. Así se creaba un embalse que se llenaba durante el reflujo por medio de unas compuertas; durante el reflujo, el agua salía y se accionaba la rueda de las paletas. La energía solo se obtenía una vez por marea. Si se ha tardado tanto tiempo en pasar de los sistemas rudimentarios a los que hoy en día conocemos, es porque la construcción de una central mareomotriz plantea problemas importantes, requiriendo sistemas tecnológicos avanzados.

El embalse creado por las obras que represan el Rance tiene un volumen de 184000000 m3 entre los niveles de pleamar y bajamar.

Se extiende por una veintena de kilómetros, que se alarga hasta la orilla del Rance, situada junto a la parte mas profunda del río.
La innovación está constituida por la instalación de grupos del tipo “bulbo”, que permiten aprovechar la corriente en ambos sentidos, de flujo y de reflujo, de esta forma se utiliza al máximo las posibilidades que ofrecen las mareas.

Cada grupo esta formado por una turbina, cuya rueda motriz tiene cuatro palas orientables y va acoplada directamente a un alternador. Funcionan ambos dentro de un cráter metálico en forma de ojiva.

La central mareomotriz, con un conjunto de 24 grupos bulbo tiene una importancia de 220 megavatios, además del aporte de energía eléctrica, representa un importante centro de desarrollo e investigación, y que gracias a ella se deben avances tecnológicos en la construcción de estructuras de hormigón dentro del mar, estudios de resistencia de los metales a la corrosión marina y evolución de los grupos bulbo.

Pero el impulso, en el aprovechamiento de esta fuente de energía, se consiguió con la turbina “Strafflo”, en experimentación desde 1984 en la bahía de Fundy, en Canadá(donde se dan las mayores mareas del mundo) ahí existe una central de 18 MW. La innovación de este sistema radica en que el generador eléctrico circunda los álabes de la turbina, en lugar de ir instalado a continuación del eje de la misma. De este modo se consigue un aumento de rendimiento, ya que el generador no se interpone en el flujo del agua.

También Gran Bretaña proyecto construir una central mareomotriz, en el estuario del río Severn, habiendo estudiado dos posibles ubicaciones, la que parecía más favorable /denominada Cardiff-Weston), suponía construir un dique de 16,3 kilómetros para emplazar 192 turbogrupos, con una producción prevista de 14.4 TWh/año, pero este proyectó un rechazo social por el impacto al ecosistema.

Ventajas y desventajas de la energía mareomotriz

Ventajas:

– Auto renovable.
– No contaminante.
– Silenciosa.
– Bajo costo de materia prima.
– No concentra población.
– Disponible en cualquier clima y época del año.

Desventajas:

– Impacto visual y estructural sobre el paisaje costero.
– Localización puntual.
– Dependiente de la amplitud de mareas.
– Traslado de energía muy costoso.
– Efecto negativo sobre la flora y la fauna.
– Limitada.

fuente: http://www.wikiciencia.org/tecnologia/energia/mareomotriz/index.php

http://www.textoscientificos.com/energia/mareomotriz

http://193.146.36.56/lortiz/trabajos0708/Energia%20%20mareomotriz%20-%20Adrian%20Feijoo%20Rey%20-%20ENERGIA%20MAREOMOTRIZ%2097.pdf

http://html.rincondelvago.com/energia-mareomotriz.html


El Agua potable en el aire

Marc Parent, un inventor francés convierte aire en agua

En Sainte-Tule Francia, Marc Parent ha inventado un molino de viento capaz de satisfacer las necesidades del planeta que hoy, indúes y americanos desean adquirir. ‘’Esto no resolverá todos los problemas del mundo, pero por lo menos, el agua no será uno’’ diceMarc Parent.

Ha inventado un sistema ecológico increíble que transforma el aire …en agua potable ¡ Recuperar la humedad atmosférica es un viejo sueño, sobre lo cual algunos investigadores han trabajado sin poder llegar nunca. En su taller este ‘’inventor’’ de 43 años investigó más de 10 años para conseguir un prototipo eólico, hoy en día en perfecto funcionamiento. La humedad del aire se condensa, el mástil se convierte en reserva de agua, y al final del circuito, varios filtros de partículas la vuelven potable. Solo hay que abrir el grifo para servirse, se acabo las sequías criminales de Australia, vencidas las enfermedades llevadas por las aguas estancadas, terminado los kilómetros bajo un sol de plomo para encontrar una fuente en África.

‘’Cuando tuve esa idea era para ayudar a los demás’’. MARC PARENT ha tenido una idea sencilla, técnicamente y humanamente, que pueda revolucionar el mundo. Sin embargo al principio ‘’me tomaron por loco’’. Iba muy adelantado para la época, fue difícil de convencer. En 1997, trabaja en las Antillas francesas en los viveros de langostas y dibuja ya los primeros borradores de su molino de viento ‘’Aire-Agua’’. A partir de entonces, el famoso molino produce entre 70 a 200 litros de agua por día, según donde esté.

La próxima versión de 2010 prevé de producir 1000 litros diarios. Cuanto más alto es el molino, más produce. Con un mástil de 50 metros, se podría colectar 25.000 litros diarios ¡.

Contactados por grandes potencias, MARC PARENT espera hoy respuestas de los industriales Americanos e Indúes para poder reproducir su invento en serie y poder bajar los costes. ‘’Con mi sistema, se puede asegurar el mínimo vital, sin viento y en sitio muy aislados’’. Un pequeño modelo transportable (de 800 litros de agua por día) de montaje sin grúa, y que puede acoplarse a uno paneles fotovoltaicos, a líneas eléctricas o a un generador por hacer agua sin necesidad de viento ni sol. Su extraordinario molino ‘’Dos en uno’’ produce agua y también watios. Cuando tenemos un aire seco en el día y húmedo por la noche, podemos utilizarlo para hacer electricidad, por ejemplo de día el agua, y de noche la luz. Increíble pero cierto! Gracias a su invento, una revolución energética está en marcha. El agua ya no es un producto caro.

Bajaros el vídeo antes de que lo censuren y difundirlo ya!!
Esto podría suponer el final de la escasez de agua potable para todos los millones de personas que no tienen acceso a la misma !!

fuente: http://www.anotherhistory.com/agua-potable-del-aire

http://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2010/04/article_0005.html

Fenomeno PiezoEléctrico

La piezoelectricidad (del griego piezein, “estrujar o apretar”) es un fenómeno presentado por determinados cristales que al ser sometidos a tensiones mecánicas adquieren una polarización eléctrica en su masa, apareciendo una diferencia de potencial y cargas eléctricas en su superficie. Este fenómeno también se presenta a la inversa, esto es, se deforman bajo la acción de fuerzas internas al ser sometidos a un campo eléctrico. El efecto piezoeléctrico es normalmente reversible: al dejar de someter los cristales a un voltaje exterior o campo eléctrico, recuperan su forma.

Los materiales piezoeléctricos son cristales naturales o sintéticos que no poseen centro de simetría. El efecto de una compresión o de un cizallamiento consiste en disociar los centros de gravedad de las cargas positivas y de las cargas negativas. Aparecen de este modo dipolos elementales en la masa y, por influencia, cargas de signo opuesto en las superficies enfrentadas.

Pueden distinguirse dos grupos de materiales: los que poseen carácter piezoeléctrico de forma natural (cuarzo, turmalina) y los llamados ferroeléctricos, que presentan propiedades piezoeléctricas tras ser sometidos a una polarización (tantalio de litio, nitrato de litio, bernilita en forma de materiales monocristalinos y cerámicas o polímeros polares bajo forma de microcristales orientados).

Aplicaciones

Una de las aplicaciones más extendidas de este tipo de cristales son los encendedores electrónicos. En su interior llevan un cristal piezoeléctrico que es golpeado de forma brusca por el mecanismo de encendido. Este golpe seco provoca una elevada concentración de carga eléctrica, capaz de crear un arco voltaico o chispa que encenderá el mechero.

Otra de las importantes aplicaciones de un cristal piezoeléctrico es su utilización como sensor de vibración. Cada una de las variaciones de presión producidas por la vibración provoca un pulso de corriente proporcional a la fuerza ejercida. Se ha convertido de una forma fácil una vibración mecánica en una señal eléctrica lista para amplificar. Basta con conectar un cable eléctrico a cada una de las caras del cristal y enviar esta señal hacia un amplificador. Por ejemplo, en pastillas piezoelétricas de guitarra.

Otra aplicación muy importante de la piezoelectricidad, pero en este caso al revés, son los inyectores de combustible de los motores de combustión interna. Al aplicarse una diferencia de potencial a un material piezoeléctrico, se consigue abrir el inyector, permitiendo al combustible a muy alta presión entrar en el cilindro. El uso de inyectores piezoeléctricos permite controlar con una enorme precisión los tiempos de inyección y la cantidad de combustible que se introduce en el motor, lo que redunda en mejoras en el consumo, prestaciones y rendimiento de los motores.

Materiales

Materiales utilizados en electrónica:

Aplicaciones

El uso tradicional de los implantes de silicona quirúrgicos se ciñe a razones estéticas, sin embargo los investigadores de la universidad de Princeton han tenido una idea mucho más original: crear implantes de silicona que generen electricidad aprovechando los movimientos del cuerpo. ¿Será posible en el futuro recargar el móvil o el MP3 con el constante movimiento respiratorio de nuestro tórax?

Aunque parezca ciencia ficción, esto es posible gracias a una propiedad de algunos materiales denominada piezoelectricidad. Un material piezoeléctrico genera un determinado voltaje eléctrico al ser deformado, una característica que resulta sumamente útil para fabricar desde los más complejos sensores electrónicos hasta encendedores automáticos (al pulsar el botón, lo que hacemos es deformar un material piezoeléctrico hasta el punto que genera una chispa debido a la diferencia de potencial eléctrico).

Los implantes experimentales (como el de la foto) son finas láminas de silicona que contienen un piezoeléctrico en su interior, en concreto PZT (zirconato-titanato de plomo), que es tan eficiente que convierte el 80% de la energía mecánica aplicada sobre él en eléctrica.

Los implantes se pueden colocar en muchos lugares en los que se produce movimiento constante. El movimiento respiratorio es el caso más claro, pero hay otros muchos. Por ejemplo, cualquier articulación sería un lugar idóneo para producir electricidad mientras caminamos.

Evidentemente, las posibilidades de estos implantes van mucho más allá que la de recargar la batería del móvil (dudo que haya gente tan ‘geek’ como para implantarse un cargador en el cuerpo). El caso más claro es el de los marcapasos, que requieren una delicada intervención quirúrgica para remplazar la batería antes de que se agote. Con estos implantes piezoeléctricos, el paciente tendría una batería perpetuamente alimentada.

Y en realidad, tampoco hace falta insertar estos implantes en el cuerpo para aprovechar el efecto piezoeléctrico. Por ejemplo, se podrían insertar fácilmente en la suela del zapato, con lo cual generaríamos electricidad a cada pisada.

Esta es la investigación que nuestros amigos de genciencia han publicado. Ademas de esto añadire otro poco a este articulo.

La piezoelectricidad (del griego piezein, “estrujar o apretar”) es un fenómeno presentado por determinados cristales que al ser sometidos a tensiones mecánicas adquieren una polarización eléctrica en su masa, apareciendo una diferencia de potencial y cargas eléctricas en su superficie. Este fenómeno también se presenta a la inversa, esto es, se deforman bajo la acción de fuerzas internas al ser sometidos a un campo eléctrico. El efecto piezoeléctrico es normalmente reversible: al dejar de someter los cristales a un voltaje exterior o campo eléctrico, recuperan su forma.

Los materiales piezoeléctricos son cristales naturales o sintéticos que no poseen centro de simetría. El efecto de una compresión o de un cizallamiento consiste en disociar los centros de gravedad de las cargas positivas y de las cargas negativas. Aparecen de este mododipolos elementales en la masa y, por influencia, cargas de signo opuesto en las superficies enfrentadas.

Pueden distinguirse dos grupos de materiales: los que poseen carácter piezoeléctrico de forma natural (cuarzo, turmalina) y los llamadosferroeléctricos, que presentan propiedades piezoeléctricas tras ser sometidos a una polarización (tantalio de litio, nitrato de litio, bernilitaen forma de materiales monocristalinos y cerámicas o polímeros polares bajo forma de microcristales orientados).

fuente: http://infinitoeterno.wordpress.com/2010/01/30/la-piezoelectricidad/

Energía Gratuita para siempre

Campaña Apagón Mundial, la hora del planeta

Quiero compartir con ustedes esta información que encontre en un blog hermano en donde habla de la iniciativa que acaba de pasar de no usar energia eléctrica, les recomiendo pasar por el blog a leer los comentarios y toda la controversia que se genero por alla de septiembre del 2008 solo por la propuesta de apagar la luz 10 minutos.

Campaña Apagón Mundial: otra idiotez “ecológica”

(Apagón del 2008) Me entero hoy por diversos medios, de otra burrada de campaña supuestamente “ecológica” de las que tanto abundan en éstos tiempos que nos han tocado vivir. Descontando que la supuesta “ecología” suele defender sólo a especies con pocas “unidades” y que sean “buenitas” (cualquier otra será indefendible), y cuya bandera es llevada por organizaciones estilo “Greenpeace” (que pese a bogar por la “ecología”, utilizan barcos, tractores y helicópteros (entre otros) que distan muchísimo de ser “amigables” con el ecosistema), se presenta una nueva campaña no sólo inútil, sino también peligrosa.Según la campaña: “Apagón Mundial el 17 de Septiembre de 21,50 a 22.00 horas. Se propone apagar todas las luces y si es posible todos los aparatos eléctricos, para que nuestro planeta pueda ‘respirar’. Si la respuesta es masiva, la energía que se ahorra puede ser brutal. Solo 10 minutos y vea que pasa. Si estamos 10 minutos en la oscuridad, prendamos una vela y simplemente la miramos y nosotros estaremos respirando y nuestro planeta.
Recuerde que la unión hace la fuerza y el Internet puede tener mucho poder y puede ser aun algo más grande.”

Vamos por partes:

  • Malinterpretan el concepto de “energía”. Esta gente parece no saber cómo funciona bien la energía ni la forma en que “mágicamente” aparece en nuestros hogares a diario. Gran parte se genera con represas (electricidad a cambio de la energía obtenida por la fuerza física del agua). Apagando todo 10 minutos o 1 hora, hace que esa energía se desperdicie (sólo una parte pequeña puede ser guardada, el resto se pierde para siempre). Lo mismo sucede con la energía creada a partir del viento: si no se usa, se pierde gran parte de ella. Y no contemos con el uso de reactores nucleares, en donde la generación nunca termina, por lo que esos minutos de energía generada quedarían volatilizados en la historia.
  • Apuntan a un sector equivocado. Asimismo (y en todo caso) al planeta le cuesta “respirar” por las emisiones de CO2 al aire o el azufre en las aguas (como ejemplos), no por prender una lámpara. ¿Acaso el Riachuelo está como está por prender un ventilador o no haber apagado una lámpara por el tiempo que nos dice la campaña? Piense otra vez…
  • Con 10 minutos o 1 hora no se hace nada. Apagar algunos minutos cada tantos años no modificaría absolutamente nada, inclusive si la sentencia “dejar respirar” de la primer campaña comentada fuese cierta. Haga la cuenta de cuántos minutos al año usamos intensivamente la energía y verá de lo que hablo…
  • La generación de energía eléctrica es una de las menos contaminantes, ya que procede de sistemas derivados de los naturales.
  • Esta campaña es una táctica para “hacernos los rebeldes” y hacernos creer que hemos cambiado algo. Pero no es una cosa ni la otra. Todo seguirá funcionando igual y la gente terminará con la sensación de “haber hecho algo” por el medio ambiente y quedará satisfecha largo tiempo (cosa no solamente errónea, sino peligrosa).
  • Teniendo en cuenta lo anterior, también se logra banalizar un problema que puede considerarse grave a nivel mundial. Si creemos que por unos minutillos de apagar todo, después podemos volver a consumir como changos… vamos de cabeza a la perdición.
  • Otro hecho peligroso y que parecen no tener en cuenta es “el después” del corte. Recuerdo en la vieja serie ALF, en donde el personaje contaba cómo había explotado su planeta Melmac: “todos prendieron los secadores de pelo al mismo tiempo”. Imagínese la demanda que generaría de golpe el prendido de todos los aparatos al mismo tiempo… no sé en los países del primer mundo, pero en los “olvidados” de siempre (como Argentina, por supuesto), seguramente colapsaría la red y haría que tuviésemos muuuucho tiempo más sin luz (con el consiguiente gasto que generaría por reemplazar equipos que no aguantaron semejante demanda).
  • Sumado a lo anterior, hay equipos que necesitan recuperar la energía perdida en el tiempo de apagado (por lo que, de todas formas gastan luego lo que ahorraron al principio y lo hacen a manera acelerada, lo que ayudaría a saturar todo). Ejemplos de ellos son cualquier tipo de batería, cargadores enchufados, heladeras, acondicionadores de aire, etc.
  • El “ahorro brutal” que alega la primer campaña, no existe (a menos que quieran decir que es un ahorro impulsado por brutos).
  • A oscuras con una vela? Sumen los gases que despediría una vela (como mínimo) prendida en cada casa por los minutos del corte. Acá vemos que ningun ecologista real propuso ésto…
  • Otro hecho que no parecen conocer es el costo físico y energético del “power up”. Cuando nosotros estamos usando aparatos, el costo energético de mantenerlos funcionando es menor que el necesario para ponerlos en funcionamiento por vez primera. Sumado a eso, el esfuerzo que hace el aparato al encenderlo es mayor que el de un uso contínuo. Esto pueden prenguntárselo a cualquier técnico amigo de cualquier tipo de aparato. Una PC (por ejemplo) hace un chequeo completo de todo el sistema encendiendo y forzando a pedir datos a todos los electrónicos componentes; pero una vez prendida, solamente usa los necesarios (por eso suele fallar cuando se prende y no cuando está funcionando). Lo mismo sucede con cualquier aparato que lleve un chip incorporado. Resumiendo: están gastando más energía y forzando exponencialmente la posibilidad de fallos que si hubiesen dejado el aparato funcionando…
  • Si tenemos en cuenta que gran parte de lo generado lo perdemos en el apagón, y que luego lo que volvemos a prender “recupera” lo que no usó, satura las líneas energéticas y fuerza los equipos, en realidad estaríamos perjudicando más que si no hubiese apagón alguna. Linda táctica. Muy “ecológico” y lógico.
  • El apagón es a sabiendas de las empresas y los políticos, e inclusive lo apoyan. Si ven los diarios, todos los gobiernos y grandes empresas dicen estar a favor e instan a la gente que lo haga. ¿Desde cuando empresarios y políticos alientan a la gente a que haga algo que los perjudicará?…
  • Las empresas de energía actúan en consecuencia. Como saben cuándo será el corte, planean y preparan sus maquinaria para que a ellos los impacte menos. Pero hete aquí que ellos “tunean” a sus usuarios, pero siguen sacando la misma cantidad de energía a la naturaleza porque la generación nunca termina. (NOTA 1) (NOTA 2)
  • Ahorre electricidad, derroche por otro lado. Las organizadoras del apagón del 2009, sugieren que en el momento del corte “hagan fiestas con velas, lámparas y linternas recargables“. Pregunto: ¿las lámparas andan con “concientización humana”? ¿Las linternas y pilas recargables cuando se agotan se recargan con energía espiritual? ¿Las velas se hacen con sueños de hadas? Pensé que WWF era algo más serio. Otra vez, me demuestran que no. Mucho más cuando veo que más del 60% de sus ingresos… lo aportan empresas (Origen de gastos de WWF España, PDF).
  • Hay que cambiar los sistemas y no reducir el consumo. La energía que consumimos viene de fuentes limitadas, por lo que aunque ahorremos millonadas de energía, siempre se acabaría y maltrataríamos al planeta de todas formas. Creo que ha quedado ampliamente demostrado que la energía eólica es muy potente y limpia: ya varios países han dado cuenta de ello e inclusive Inglaterra estima que podrá abastecerse a todo el país por sí sola (NOTA). Hay que bogar por otros sistemas limpios o renovables, no pedir por la reducción de consumo. Ya el concepto de éstas campañas es totalmente equivocado.
  • Pese a los comentarios que hice sobre la campaña, casi un año después los medios me dan la razón: el Gobierno de Canarias explica que la medida es contraproducente porque (además de la saturación) se podrían parar las generadoras y para arrancarlas nuevamente se necesitaría mucho más fuel-oil y contaminarían más. Dicen también (cito): “no sirve de nada apagar la luz durante una hora si, luego, se coge el coche para todo y se hace un uso irracional de la energía” (NOTA). Un ecologista dice que se daña la concientización de la gente con estas campañas (¿les suena?), que las velas que se enciendan por cada lamparita (bombilla) son 300 veces menos eficaces y contaminan entre 10 y 100 veces más que todos los automóviles y producción de la electricidad juntos (¿les suena? 2) y que el ahorro económico y ambiental de todo lo que se espera lograr, asciende a… 11.ooo Euros. (NOTA)
  • No es la primer propuesta de este tipo… y ninguna ha funcionado. Contrariamente a lo que muchos creen, ya en los 70’s pequeños grupos realizaban ese tipo de quejas. Hace 10 años comenzó a conocerse más amliamente entre la sociedad y desde hace 3 que se realizan con grandes ciudades (gracias a la difusión de internet). Pero JAMAS ha funcionado ninguna; simplemente, porque los beneficios no existen. Asimismo, la conciencia de la gente sigue igual. ¿O acaso usted tiene menos aparatos o consume menos que hace 3 años? ¿Acaso el que adhiera a la campaña, mañana intentará elegir una heladera o celular que gaste menos, o como siempre el que más chiches tenga con más lucecitas de colores? ¿Apagará a diario todos los aparatos para mejorar la propuesta inicial? ¿O tal vez dejará de ver TV o de ir a una disco que derrocha a diestra y siniestra energía? No, seguirá usando y abusando como siempre (de hecho, muchas veces lo hace sentir que tiene luz verde, porque él “ayudó” al medio ambiente).Pero se siguen montando como si fuesen ideas “únicas y salvadoras”, pero ni siquiera sirven para concientizar, como hemos visto multitud de veces ya.

Antes de sumarse a alguna idiotez de éste tipo, deberían tomarla con pinzas y mirarla del derecho y del revés. Muchos se aprovechan de la bondad o las ganas de hacer algo bueno de parte de la gente y proponen burradas sin sentido para sumar gente a una iniciativa carente de contenido y solución. Paradójicamente, casi siempre se reciben estas propuestas en nombre de la “ecología”. Si quieren ser “ecológicos”, miren cómo transformar el planeta para siempre para bien. Apagando sonrientes la luz unos cuantos minutos cada tanto, también lo cambian… una lástima que sea hacia el otro lado.

PD 1: Ya ha finalizado la campaña y en España ha fallado. Sólo el 2% se adhirió a la medida al comienzo (NOTA), con un promedio del 1% en el total horario en todas las regiones. La demanda de energía durante esa hora en muchas zonas, no sólo no bajó… sino que subió casi un 4% (NOTA). Ahora pregunto: aparte de la casi deplorable energía que se “ahorró”, ¿alguien midió las emanaciones de CO2 de las velas, lámparas y demás que no se hubiesen producido con las luces encendidas? Por supuesto que no, ni las ONG’s lo hicieron (se llama “autopreservación”)…

PD2: La sociedad (luego del final de la campaña de WWF por el corte de 1 hora) ha comenzado a reflexionar y empiezan a caer en la cuenta de que de nada sirven estas campañas para el Planeta y que tampoco crean conciencia. Inclusive se cuestionan qué tanto sirven estas organizaciones para el público y (principalmente) para todo el Planeta. Como ejemplos pueden ver una impecable reflexión en LaSemana, un muy buen análisis en PAMV y el comentario en Whis Physics.

PD3: Ahora sí, pueden derrochar tranquilos hasta la próxima campaña. Momento en el que, otra vez, éste posteo se llenará de gente para volver a discutir lo mismo… Sino fíjense en la mayoría de los comentarios: es en el día de la campaña, uno antes o uno después. Luego, ni siquiera casi es visitado. ¿La “concientización”? Bien, gracias; de vacaciones intergalácticas…

PD4: Sábado 27 de Marzo, otra campaña de 1 hora (entre las 20,30 y 21,30) y aluvión de visitas. Dejo una captura de las estadísticas de mi sitio, que demuestra que el pico de visitas… se dió durante el apagón (VER). El sábado pasado ese gráfico seguía estable. ¿Me pueden explicar la ‘concientización’ otra vez, por favor?…

fuente: http://camaleonx.wordpress.com/2008/09/09/campana-apagon-mundial-otra-idiotez-ecologica-2/

%d bloggers like this: