Stop Motion

El stop motion, parada de imagen, paso de manivela, foto a foto o cuadro por cuadro es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas. En general se denomina animaciones de stop motion a las que no entran en la categoría de dibujo animado, ni en la animación por ordenador; esto es, que no fueron dibujadas ni pintadas, sino que fueron creadas tomando imágenes de la realidad.

Hay dos grandes grupos de animaciones stop motion: la animación con plastilina o cualquier otro material maleable, llamada en inglés claymation, y las animaciones utilizando objetos rígidos.

La animación con plastilina puede hacerse al “estilo libre”, cuando las figuras se van transformando en el progreso de la animación. Puede también orientarse a personajes, que mantienen una figura consistente en el transcurso de la película.

Métodos y variantes

El stop motion se utiliza para producir movimientos animados de cualquier objeto, incluyendo juguetes, bloques y muñecas. Esto se conoce como «objeto de animación».

Stop motion es también el medio para la producción de pixilación, la animación de la vida humana o animal. Ejemplos de ello son las películas de Mike Jittlov como asistente en The wizard of speed and time (1980), el largometraje del mismo nombre (1987-89), el corto francés de 1989 Gisele Kerozene por Eisa Cayo y Jan Kunen, y algunos trabajos del animador escocés Norman McLaren.

El go motion es una variante del “stop motion”, por el que aplicando un sistema de control a muñecos (animatronic) se les induce a realizar movimientos mientras se registra la animación fotograma a fotograma. Como resultado se produce un “efecto de blur” sobre las partes en movimiento que aumenta la sensación de realismo.

Una variación del stop motion es la animación gráfica de fotografías (en su totalidad o en partes). Algunos ejemplos son Frank Film y Braverman’s Condensed Cream of Beatles (1972).

En el cine: de los orígenes hasta hoy

Los orígenes de esta técnica se funden con la propia historia de la cinematografía. Entre sus pioneros se encuentra el cineasta ruso Ladislaw Starewicz, quien en el año 1912 realizó una de las primeras películas en stop motion utilizando como modelos insectos reales. Con el título de “La venganza del camarógrafo”, Starewicz narra la historia de una familia de escarabajos que se destruye a causa de la infidelidad entre sus cónyuges. España cuenta con los trabajos de Segundo de Chomón quien en 1908 realizó en París El hotel eléctrico. Otro destacado pionero en esta técnica fue Willis O’Brien, quien animó King Kong en 1933. Su alumno Ray Harryhausen hizo un gran número de películas con la misma técnica.

El stop motion fue una técnica muy utilizada en la Europa del Este: Jirí Trnka, Hermina Tyrlová, Jan Svankmajer, nombramos éstos, entre muchos otros grandes creadores.

En los ochenta, la técnica fue usada por Tim Burton, que creció viendo las películas con los efectos especiales de Ray Harryhausen. Burton utilizó dicha técnica en sus cortos para Disney, de los cuales Vincent es el primero y en 2005 Corpse Bride (en español, La Novia Cadáver) Vale destacar que también a principios de los noventa Tim Burton participó como productor de The Nightmare Before Christmas, película basada en sus creaciones artísticas, del director Henry Selick, quien a su vez dirigió Coraline, bajo la misma técnica en 2009.

El stop motion ha sido usado en los trabajos de Aardman Animations, incluyendo Wallace and Gromit, su secuela y Chicken Run. Pascual Pérez, Sam Ortí, Yago Álvarez, son algunos de los animadores que han trabajado en producciones de Aardman Animations.

Videoclips, series y publicidad

Aardman también produjo anuncios publicitarios y vídeos musicales, particularmente el vídeo para Peter Gabriel Sledgehammer, en el que usa una variante del stop motion llamada Pixilación. Esta técnica consiste en tomar imágenes de una persona manteniendo una postura fija para cada fotograma, convirtiéndose en una marioneta humana. Recientemente Aardman ha usado esta técnica en una serie de cortometrajes para la cadena de televisión BBC titulados Angry Kid. Están protagonizados por un actor real que lleva una máscara. La postura del actor y la expresión de la máscara fueron ligeramente alteradas en cada fotograma.

El video musical de la canción “Us” de Regina Spektor está realizado, en ciertos fragmentos, de esta manera.

Otros

Otra variante del stop motion es el go motion, usado en algunas escenas de la película Dragonslayer (El dragón del lago de fuego), que se basa en mover el modelo ligeramente durante cada exposición para producir un efecto más realista con un movimiento desenfocado.

Otro ejemplo de vídeo musical a partir de técnicas de stop motion es el creado por Oren Lavie para su canción Her Morning Elegance.

Con la técnica de stop motion también está animado Domo-kun, la mascota de la cadena de televisión NHK de Japón.

Fantastic Mr. Fox

Este film, el último de Wes Anderson previo a los preparativos para comenzar la filmación de “My Best Friend”, me sorprendió muy gratamente teniendo en cuenta que no esperaba encontrarme con una película de Anderson realizada completamente en stop-motion. Y como era de esperarse, ya que si hay algo que le sobra a este director es sensibilidad, los personajes de Fantastic Mr. Fox, a pesar de no ser de carne y hueso, inevitablemente caen muy bien y traspasan la barrera de los dibujos o los films animados occidentales que muy difícilmente cautivan o conmueven al público adulto. Eso, sumado a la calidez y dulzura que caracteriza a los héroes y anti-héroes con los que sueña Anderson y que luego elige interpretar, como en todos sus anteriores largometrajes, con actores que ante él se entregan a filmar con el ansia lúdica de un niño logrando resultados excepcionales.

Mr. Fox, el personaje principal de esta película, es un simpático y perspicaz zorro que prometió dejar atrás su vida como ladrón de aves para buscar un trabajo tranquilo, al enterarse que iba a ser padre. Fox cuando recibe la noticia decide mudarse con su familia a una nueva casa, pero en ella se ve tentado por sus vecinos granjeros a revivir sus días como animal salvaje. Es así como con la ayuda de Badger, otro personaje muy gracioso y querible, comienza como en los viejos tiempos a robar aves y mercadería de los granjeros vecinos hasta que despierta la ira de los tres hombres que dirigen las granjas y estos deciden atraparlo, cueste lo cueste.

Puede ser que quienes hayan visto los anteriores films de Anderson tengan la sensación de que a Mr. Fox le falta algo, pero yo recomiendo relajar la mente y predisponerse a ver una película liviana (y no por eso poco copada) y que se dispongan a disfrutar más que de la historia en sí, del gran trabajo artístico que hay detrás de cada escena del film.

Tal vez Fantastic Mr. Fox apunte a un público más general que las anteriores películas de Wes, mantiene un ritmo bastante plano pero intencionado, sin grandes sobresaltos dramáticos y sin situaciones hilarantes pero siempre ocurrentes. El film no deja enseñanzas fuertes ni tampoco persigue ese objetivo. Es una película para entretenerse, que se complementa con un buen guión y con un trabajo visual excelente que expresa continuamente la ardua labor de hacer con el stop-motion, una obra de arte estupenda, que aparentemente ha pasado bastante desapercibida en el mercado mundial cinematográfico.

Como dato común a todos los films de Anderson, podemos destacar que usualmente trabaja sobre los mismos temas pero desde ópticas diversas. Círculos familiares quebrantados, amores que duelen hasta lo más profundo, seres dañados que intentan subsanar errores del pasado, o adultos sensibles que buscan la aprobación de una figura paterna. En mi opinión, Wes es realmente grandioso, pero grandioso de una forma que no se llega a alcanzar ser ni con el mejor asesor de imagen, ni con las mil búsquedas de directrices prefabricadas y pretenciosas. Es grandioso porque le gustan las cosas adecuadas, y porque es “aplaudido por la gente adecuada” como diría Tibor Fischer. Es grandioso como lo era Chet Baker, o como lo fue John Coltrane, o, hablando de cine, como lo fue Wells, salvando las distancias. Grandioso casi sin querer, casi sin darse cuenta, porque parece entregarse a filmar siempre en grande. Wes Anderson parece un tipo agradable, detallista, dulce, que conoce mucho de música (más puntualmente, de discos realmente gloriosos) y que logra con sus películas resultados fantásticos, y me refiero a todas ellas: Rushmore, The Royal Tenenbaums, The Life Aquatic, The Darjeeling Limited, y ahora, Fantastic Mr. Fox.

El elenco de actores que ha participado del film para realizar las voces de cada uno de los personajes es fantástico, y es especialmente recomendable ver la película en su versión original para disfrutar de las voces de George Clooney, Meryl Streep, Bill Murray, Owen Wilson, Jason Schwartzman y especialmente de Willem Dafoe en el personaje de “Rata”.

Fuente:  Wikipedia | http://deep-in-velvet.blogspot.com/2010/07/fantastic-mr-fox.html