Nuestro mayor temor no es el ser inadecuados.

Nuestro mayor temor es el ser poderoso sin medida.

Nos preguntamos, que soy para ser brillante, hermoso, talentoso y fabuloso? En realidad que eres para no serlo? Nacimos para hacer manifiesta la gloria de Dios que esta dentro de nosotros y al dejar enciendida nuestra luz inconcientemente le damos permiso a otros para hacer lo mismo.